En la naturaleza están todos los estilos futuros. Auguste Rodin (1840-1917). Escultor francés.

« Volver

News Soliclima   17/01/2006 - 17:46h

El biodiésel en España

 
 
Además de otras formas básicas de uso de la biomasa para la generación de energía, a partir de ella pueden obtenerse los llamados biocarburantes, que suponen la alternativa más realista para sustituir a los combustibles fósiles tradicionales. Razones medioambientales y macroeconómicas -desarrollo del empleo rural, disminución de la dependencia energética del exterior, etc.- han inspirado diverersas directivas y medidas de apoyo que han impulsado este mercado en los últimos años.

Desarrollo del mercado del biodiésel

La Unión Europea es líder mundial en el desarrollo del sector del biodiésel. De hecho, su producción ascendió a 1.933.400 toneladas en 2004, según datos del EuroObserver de junio 2005. Pese a esto, los biocarburantes deben experimentar todavía un fuerte desarrollo para alcanzar los objetivos de la Directiva 2003/30/CE, que establece una cuota del 575% de los biocarburantes en gasolinas y gasóleos en 2010.

En España, el nuevo Plan de Energías Renovables 2005 - 2010 (PER), complementario del de eficiencia energética, establece una reducción del 8.5% en el consumo de energía primaria y del 20% en la dependencia del petróleo. Para biocombustibles, el consumo establecido es del 5.83% de todos los carburantes que se empleen en el transporte en 2010, cumpliendo a su vez con el objetivo establecido por la UE.

Uno de los principales problemas que tienen los biocarburantes en la actualidad es que sus precios son mayores que los del petróleo. En el PER se proponen estímulos fiscales alrededor de los 2.855 millones de euros hasta 2010. Los bioetanoles y los biodiésel se encuentran de esta manera eximidos del impuesto de hidrocarburos. Por otra parte, el Reglamento de Ayudas de la PAC establece, entre otras, una ayuda de 45 euros por hectárea y año a las superficies sembradas con cultivos energéticos.

Los biocarburantes en España

En la actualidad se encuentran en nuestro país diez plantas que producen biocaburantes. Su producción total llegará en este año hasta las 346.000 toneladas, con un valor energético similar al de 265.100 toneladas de petróleo.

Los biodiésel representan 166.000 toneladas, elaborándose fundamentalmente a partir de aceites vegetales utilizados en la industria y de aceites puros obtenidos directamente de cultivos oleaginosos. Actualmente en España hay ocho plantas de este tipo: Stock del Vallés en Montmeló (Barcelona), Bionet Europa en Reus (Tarragona), Bionor Transformación en Berantevilla (Álava), Bionorte en Asturias, Biodiésel Castilla - La Mancha en Santa Olalla (Toledo), Biodiésel IDAE en Alcalá de Henares (Madrid), dos industrias que comenzaron a operar este año, una en Mallorca y otra en Caparroso (Navarra). Esta última es la única que en la actualidad produce biodiésel con aceites vegetales, mientras que las restantes utilizan aceites reciclados, grasas animales y/o oleínas. Los aceites vegetales proceden principalmente de la soja, colza y palma, que se importan en su práctica totalidad. En la actualidad, existen varios proyectos de plantas, en su mayoría a partir de aceites vegetales, con lo que se espera que la demanda de aceites -semillas oleaginosas- aumente significativamente a corto plazo.

Biodiésel con cultivos tradicionales

En los últimos años, la superficie destinada a los cultivos oleaginosos ha disminuido debido a la desaparición de las ayudas de apoyo de la PAC. Los cultivos oleaginosos que mejor se adaptan a la superficie agraria española son el girasol y la colza.

Por sus características, el aceite de colza es la materia prima que mejor se adapta a las normativas de calidad del biodiésel. En consecuencia, es de prever que la superficie destinada a su cultivo aumente en España en los próximos años.

Por otro lado, el cultivo del girasol de secano depende por completo de la subvención de la PAC, y cualquier reducción podría implicar el abandono por gran parte de los agricultores.

Aunque el precio del petróleo mantiene una tendencia alcista, el coste de producción sigue superando el del gasóleo tipo A antes de impuestos. Así pues, la viabilidad económica de la producción de biodiésel se apoya en la exención de impuestos aprobada en España hasta diciembre de 2012, pero exige trabajar en una adecuada valorización de los subproductos del proceso y en la búsqueda de materias primas alternativas más baratas que permitan superar esta barrera.

Conclusión

Hasta ahora, los cultivos destinados a la fabricación de biodiésel han sido básicamente los tradiciones producidos con fines alimentarios.

El Centro Nacional de Energías Renovables esta fomentando líneas de I+D para la búsqueda de cultivos óptimos para su producción, para ofrecer una alternativa de cultivo rentable al sector agrario, a la vez que se garantiza un suministro de calidad a la industria, a un coste competitivo.

Itziar Elcano, es técnica del departamento de Biomasa del Centro Nacional de Energías Renovables (CENER)

Fuente: Energía y Empresa, diciembre de 2005
 
 

4271 lecturas |  Imprimir  |  Enviar