La palabra más soez y la carta más grosera son mejores, son más educadas que el silencio. Friedrich Nietzsche (1844-1900). Filosofo alemán.

« Volver

News Soliclima   27/03/2006 - 18:55h

Uso de energía solar térmica en procesos industriales: calefacción para las naves

 

 
 

En contraste con otros tipos de edificios como oficinas o apartamentos, las naves de producción suelen ser edificios muy altos, entre 5 y 10 m., y por lo general requieren de temperaturas ambiente relativamente bajas, entre 15ºC y 18ºC. Las bajas temperaturas requeridas y la sencillez de los sistemas de calefacción que pueden emplearse para calentar estas zonas son condiciones ideales para el empleo de energía solar, y abren un potencial de uso importante en el sector industrial. En los últimos años muchos edificios industriales han sido construidos, especialmente en Austria, integrando sistemas solares como sistemas de calefacción totales o parciales.

Todos los edificios que se han identificado emplean calefacción por suelo radiante. Esta solución tiene la ventaja de una menor temperatura del líquido de trabajo, además los cimientos del edificio pueden ser empleados como reserva de calor.

Los colectores solares suelen instalarse en la fachada, bien sobre ella o bien integrados en ella. En estas configuraciones los colectores cumplen multitud de funciones simultáneamente, como elementos propios de fachada que protegen de la intemperie, como elemento para proporcionar energía, y como aislantes, por el aislamiento propio del colector. Como los colectores se emplean normalmente para calentar, y las necesidades de agua caliente son por lo general reducidas en estas naves de producción, las fachadas en las que se instalan los colectores se orientan hacia el sol de invierno.

La capacidad de los sistemas instalados hasta la fecha en este tipo de edificios va desde 60 kW a 150 kW. El porcentaje de la demanda de calor cubierta en estas instalaciones varía entre el 20 y el 100%.

Fuente: Infopower Solar, febrero 2006

 
 

3657 lecturas |  Imprimir  |  Enviar