La naturaleza no hace nada en vano. Aristóteles (384 a.C.-322 a.C.). Filósofo griego.
29/06/2009 - 09:00h

El edificio Leitner

El edificio Leitner nace como un edificio singular al tratarse desde su concepción, de la nueva sede de Estudio Lamela. Se buscó conseguir un volumen puro e impactante, a la vez que un ejemplo de arquitectura sostenible tal y como la entiende el equipo de arquitectos. A tal efecto, se proyectaron unas piezas que parecieran añadidas o extraídas y que fuesen permitiendo la aparición de huecos y terrazas en todos los niveles. La fachada es una doble piel de vidrio y una celosía de aluminio.
9El punto de partida fue proyectar un edificio que tuviese dos accesos independientes para dar servicio, por un lado, al estudio y, por otro, al resto de usuarios. De este modo el edificio cuenta con dos portales que se sitúan en una planta porticada a la que se accede por un único acceso controlado, en el perímetro de la parcela.

La planta porticada se propone que sirva para actos comunes que puedan celebrarse al aire libre, como exposiciones de arte, recepciones, etc. En el sótano 1 se prevé un estacionamiento abierto y cubierto que pueda tener acceso directo a las oficinas.

El objetivo inicial de este proyecto fue mantener los tres pilares de la sostenibilidad: reducir la demanda energética, aumentar la eficiencia energética y utilizar energías renovables. Para conseguir ese objetivo, se trabajó con equipos multidisciplinares con unos objetivos muy claros y comunes en el equipo de diseño.

En este caso, la orientación del edificio condicionada por la orientación de la parcela, es tal que permite la buena iluminación natural de toda la planta del edificio evitando los problemas de soleamiento. Es prácticamente norte-sur, con la fachada principal orientada oeste. A la hora de diseñar el paisajismo, se ha tenido en cuenta la dirección y velocidad de los vientos dominantes (NE, 10 km/h) para garantizar el confort de la planta de acceso y favorecer la ventilación natural en las plantas de oficinas.

Desde el principio se buscó conseguir un volumen puro e impactante. A tal efecto, se proyectaron unas piezas que parecieran añadidas o extraídas y que fuesen permitiendo la aparición de huecos y terrazas en todos los niveles. Algunos de estos huecos de doble altura confieren al edificio su interés volumétrico. La fachada se proyectó con una doble piel: la interior, de vidrio con modulación vertical de suelo a techo, y la exterior resuelta con una celosía muy sencilla que se sujeta sobre la prolongación de los vuelos de los forjados que actúan como pasarela de protección solar y, a su vez, de mantenimiento.

Los portales se resuelven como unas cajas de vidrio sobre las que apoya el prisma principal. Debido a la forma trapezoidal del solar, el edificio se remata en sus testeros por unos ángulos que estructuralmente se cuelgan de unas vigas situadas en cubierta, para darle gran ligereza. Esta solución estructural es uno de los máximos atractivos del proyecto.

En la azotea se sitúan las instalaciones, sobre las que se plantea una cubierta de paneles fotovoltaicos de gran superficie. El sótano 1 se resuelve con un gran patio perimetral enjardinado que da al edificio un aire alegre, como si surgiese del interior de la tierra.

En los estacionamientos subterráneos se han resuelto los parámetros de forma escultural, dejando los muros-pantalla vistos y acentuando su belleza con el dramatismo que provoca una iluminación rasante, perimetral y continua. Sin embargo, para jerarquizar los núcleos, éstos se han pintado de un color magenta que, con su iluminación correspondiente, dirige al usuario hacia los ascensores. La vegetación se ha introducido alrededor del edificio en planta baja, reduciendo la temperatura del aire alrededor, resultando en una mejora en la calidad del aire para la ventilación natural. Así, los árboles y vegetación situados en el lado oeste de la planta semisótano sirven para reducir el efecto isla de calor y reducir las temperaturas exteriores, sobre todo por la tarde en los meses de verano. Se han utilizado elementos acordes con el entorno, tales como circulaciones de piedra natural con franjas de vegetación alternas, grava de cuarzo de colores, arbolado caduco de copa, tapizantes, etc.

Se ha seleccionado un arbolado de porte piramidal y hoja caduca, que permita el soleamiento en invierno y el aporte de frescor y sombra en los meses más cálidos, añadiendo una nota de color en los meses de otoño. Con ello se consigue una mayor armonía con el entorno inmediato y el paisaje más lejano.

El volumen del edificio es de carácter prismático pero tienen diferentes zonas, tanto en los alzados longitudinales como en los alzados transversales, en los que se combinan zonas con doble altura en el interior, zonas con terrazas y retranqueos en el exterior,  pero siempre manteniendo el mismo tipo de fachada. Todo el volumen del edificio se levanta sobre una planta baja diáfana en la que aparecen unos núcleos cerrados de acceso, recubiertos por vidrio extraclaro de suelo a techo. En el alzado de éste aparecen, enmarcando la zona central del edificio dos núcleos de escalera abiertos al exterior, pero que disponen de un chapado de panel composite troquelado en su estructura sustentante. Se ha diseñado un espacio para el almacenamiento y recolección de reciclables como papel, vidrio y plástico.

Uno de los objetivos de los edificios bioclimáticos es mejorar la calidad ambiental interior, ya que está comprobado que el bienestar de los usuarios de un edificio -sano- es mucho mayor.

La oficina se ha proyectado con altos niveles de luz natural debido a la gran superficie de vidrio en fachada, de suelo a techo, y ventilación natural gracia a las ventanas practicables cada dos módulos en todo el perímetro del edificio. De esta manera, el usuario tiene cierto control sobre su entorno inmediato. Se trata de un espacio de oficinas sin falso techo, con hormigón visto para mejorar la inercia térmica del edificio y estabilizar las temperaturas interiores, lo que genera un mayor confort para el usuario, sin cambios bruscos de temperatura. El consumo de energía en iluminación ha sido reducido gracias a la gran superficie de la fachada de vidrio. La restante instalación de iluminación es de alta eficiencia energética con sensores en fachada, de intensidad regulable e independiente por zonas. Las luminarias -Woks- son fluorescentes con una potencia de 55W. Éstas sólo emiten un 10% de luz en calor comparado con el 90% de los halógenos. Menos calor significa menos necesidad de refrigeración.

A la hora de proyectar un edificio con buena eficiencia energética, uno de los aspectos de mayor importancia es el tratamiento de la fachada ya que es aquí donde existe la mayor transmisión térmica, pérdidas en invierno y ganancias en verano.

Una fachada bien orientada y diseñada puede reducir significativamente el kconsumo de energía del edificio, principalmente las necesidades de refrigeración en verano. Las funciones de esta fachada incluyen el incremento en la cantidad de luz natural con altura libre de ventanas y atrios, reduciendo la necesidad de iluminación artificial, la protección solar mediante los voladizos y la segunda piel de lamas. Esta protección reducirá las cargas térmicas en el interior del edificio, reduciendo la demanda de refrigeración.

En este edificio, la fachada se proyecta como una doble piel en todo el perímetro del edificio. Esta doble piel está compuesta por un vidrio en la cara interior y unas lamas horizontales en la exterior, que actúan como protección solar. Se proyectan ventanas practicables en todo el perímetro de la fachada para facilitar la ventilación natural de los espacios de oficias y mejorar el confort interno del usuario. Estas ventas reducirán las necesidades de ventilación mecánica en los meses con temperaturas intermedias, los equinoccios. También permiten a los usuarios tener un control de las condiciones interiores en su entorno de trabajo.

Se ha realizado un estudio de soleamiento identificando las necesidades de protección solar de todas

las fachadas. E tupido de la malla afectará a la transparencia de las fachadas, por lo que ésta se proyectó para ser más tupida en las zonas donde sea necesaria más protección, como la fachada oeste. La ventaja del sistema constructivo es que permite añadir y  eliminar el número de lamas según las necesidades. La fachada oeste es la más problemática en cuanto a radiación solar, ya que el sol incide de forma casi horizontal  y es la fachada más larga del edificio. Esta fachada tendrá una protección solar más extensa que las otras. La fachada norte se ha proyectado con menos lamas al no recibir tanta radiación solar.

El diseño del voladizo de fachada es tal que permite la eliminación de sistemas activos de consumo eléctrico y el alto coste de mantenimiento de la fachada l no ser necesaria una góndola, ya que se ha creado un pasillo de mantenimiento desde donde se puede limpiar y acceder a la cara exterior del vidrio. Para conseguir el sombreamiento de las fachadas, se introduce por el exterior una doble piel compuesta por unas lamas metálicas de tubo de aluminio anodinado, que discurre por el nivel exterior de las pasarelas. Dichas lamas están fijadas mediante montantes verticales también de aluminio, dispuestos cada 1,50 m y fijados tanto a las ménsulas de las pasarelas y los cantos de forjado mediante anclajes de acero galvanizado con regulación tridimensional.

Estas celosías no cubren la fachada en su totalidad sino que van intercalando zonas cubiertas y zonas de vacío, dotando al edificio de movimiento sin dejar de lado la función de confort térmico interior para lo que están pensadas, mejorando así el factor solar que tienen el propio vidrio colocado en fachada. Es el tipo de fachada más repetida en el edificio y está formada por un muro cortina tradicional e aluminio, dispuesto entre forjados, dejando a estos pasar al exterior para que se consoliden como pasarelas de mantenimiento al exterior.

El muro cortina es de aluminio anodizado en color inoxidable con acabado lijado pulido brillo, en forma de T, ya que tiene una menor entidad al interior que el muro cortina tradicional. La fachada está compuesta por una trama de montantes y travesaños de 1,50 ó 1,65m de ancho y una altura de 3,85 m con dos franjas inferiores. La franja superior es la zona de visión con una altura de 2,55 m en la que se coloca un doble acristalamiento compuesto por un vidrio de control solar, una cámara de aire deshidratada de 16 mm de espesor y un vidrio laminar 4+4 al interior debido a sus grandes dimensiones.

La franja intermedia, que queda al nivel del suelo interior, se utiliza para la disposición de ventanas proyectantes interiores para ventilación, dos unidades por módulo de estructura, en esta zona se coloca el mismo vidrio que en la parte superior, pero con un vidrio de 6 mm al exterior, ya que tiene una dimensión menor.

La franja inferior es la que coincide con el espesor del falso suelo en algunos casos, siendo un poco superior en otros.  Al exterior se manifiesta con un vidrio monolítico, templado y serigrafiado sin tapetas verticales, y sujeto en su parte inferior por una U de chapa plegada de acero inoxidable, para conseguir un espesor menor de carpintería, representando un zócalo continuo sin particiones. En esta zona se dispone al interior de un panel compuesto por dos placas de cartón-yeso hidrófugo rellenas en su interior por lana de roca. En las zonas que este travesaño queda por encima del nivel del suelo interior, se dispone de una chapa de cierre de aluminio extruido fijado a los montantes y travesaños para dotar a este zócalo de un plano continuo.

La fachada de doble altura es igual que la fachada anterior, ya que también discurre entre forjados, pero no correlativos. Ésta se compone de los mismos elementos y exteriormente dispone de los mismos despieces verticales, quedando el encuentro con la planta inferior y el encuentro con la parte superior de la misma manera que en una fachada tipo, pero introduciendo en la zona de visión, que en este caso sería de 6,60 m, un despiece intermedio dejando un vidrio inferior de 2,85 m y uno superior de 3,75 m.

En estas fachadas, para su mantenimiento y limpieza se introduce en ese despiece intermedia una pasarela metálica que va sujeta mediante ménsulas cada 1,50 m ancladas a los montantes de carpintería. Esta pasarela está formada por un tramex de acero galvanizado compuesto por pletinas y barras redondas. Dichas pasarelas quedan enrasadas en su parte superior con la pasarela de hormigón. La carpintería en esta fachada será la misma que en la anterior, pero para salvar la luz de 7,30 m entre forjados necesitarán un perfil de un canto superior, además de conseguir en su pare superior un anclaje empotrado.

Las características térmicas de los cerramientos han sido estudiadas cuidadosamente, ya que son un factor fundamental a la hora de calcular las instalaciones y analizar el funcionamiento y la eficiencia energética del edificio. El objetivo es minimizar la entrada de calor al edificio reduciendo las necesidades de refrigeración. Cuanto más pérdida térmica se tenga, más instalación será necesaria y, a menos pérdida, menos instalación necesitaremos.

En el momento en que se redactó este proyecto, no había entrado en vigor el CTE, de manera que los cerramientos debían cumplir con la NBE-CT-79. Ésta fija unos valores máximos de transmisión térmica de los diferentes cerramientos. La cubierta es uno de los puntos críticos por los que se produce una mayor ganancia de calor en los meses de verano. En estas condiciones se produce un elevado calentamiento de esa superficie, incrementándose el flujo de calor al interior. Existen varias soluciones para evitar esto; una de ellas es la cubierta ecológica o ajardinada, que amortigua las ganancias térmicas producidas por el sobrecalentamiento. En invierno funciona como buen aislante para evitar las pérdidas interiores.

Esta solución no es más cara que una cubierta convencional y con su incorporación se obtienen mejoras considerables en el confort interior. En el caso de fuertes precipitaciones, las cubiertas ajardinadas retienen entre el 70-90% del agua de lluvia, retardando su evacuación sin colapsar la red general. Otra solución es la cubierta ventilada, que funciona bien en verano pero no tan bien en invierno. La apertura de la cámara ventilada permite eliminar el calentamiento por conducción del aire dentro de la cámara.

La solución de cubierta adoptada esta compuesta por dos elementos, primero una cubierta convencional con formación de pendientes, aislamiento e impermeabilización, donde el acabado es grava, y un segundo elemento que son los paneles solares fotovoltaicos. Los paneles actúan como protectores de la cubierta al estar elevados unos 30 cm sobre el acabado de grava, creando una cámara ventilada y evitando el sobrecalentamiento del forjado de cubierta. Las cubiertas del edificio, patinillos de instalaciones y casetones de ascensores se rematan con una cubierta invertida no transitable, con acabado de grava blanca lavada, al igual que las cubiertas de los cuerpos salientes en planta baja.

Los materiales que se utilizan en la construcción tienen un proceso de producción Este proceso conlleva un consumo de energía en cuanto a excavación, producción y transporte.

Como criterio general debemos usar materiales con buenas características medioambientales., es decir, de bajo consumo energético en su producción, etc. Los principales materiales que se han utilizado para este edificio son hormigón para la estructura, vidrio con carpintería de aluminio para todo el cerramiento perimetral y acero y aluminio para las escaleras exteriores y la segunda piel. También se ha especificado madera para las terrazas y el acceso en planta baja. La piedra se ha utilizado para el suelo de los portales de planta baja y revestimiento interior de la planta del semisótano.

El tratamiento del agua en la parcela ha sido estudiado para mejorar su gestión y reducir su consumo. La propuesta de reciclaje de agua que se ha estudiado en este proyecto consisten en la recogida y almacenamiento de las aguas pluviales de cubiertas, terrazas y las aguas grises de lavabos. Éstas serían conducidas a un depósito de acumulación donde serían filtradas, almacenadas y posteriormente utilizadas para regar las zonas verdes de la parcela, ahorrando en el consumo de agua para riego. El estudio de viabilidad realizado por la ingeniería del proyecto concluyó que el coste de la inversión era demasiado elevado para el bajo consumo de agua del edificio, y la poca superficie de riego del mismo, de manera que se descartó el proyecto. Para reducir el consumo de agua dentro del edificio se apuesta por un modelo que combina cisternas en los lavabos de baja capacidad y grifos con limitador de flujo.

Se ha mejorado la gestión energética del edificio mediante la reducción de la demanda, mejorando la fachada y elevando el rendimiento energético de los diferentes sistemas de refrigeración, calefacción e iluminación. En edificios de oficinas, sobre todo en España, el principal consumo energético es el de refrigeración de manera que como objetivo podemos decir que queremos evitar la entrada innecesaria de calor al edificio mediante la protección de la fachada, añadiendo una segunda piel exterior y con la selección de un buen tipo de vidrio. Según la ingeniería del proyecto, las previsiones de consumo eléctrico estimado en oficinas son los siguientes:

1.       Climatización. Debido a las propiedades del edificio y a la posibilidad de tener varios usuarios, la producción de climatización es independiente por planta y por área, con lo que se han instalado ocho unidades exteriores independientes para los ocho posibles usuarios. Se ha previsto para la instalación de aire acondicionado el empleo de sistemas de expansión directa y volumen refrigerante variable.

2.       Características básicas del sistema de producción caudal variable de refrigerante. El sistema consigue un alto aprovechamiento energético, permitiendo el funcionamiento simultáneo den frío o en calor de las unidades interiores. Estas unidades están dotadas de un control proporcional integral derivativo, que permite conseguir las condiciones de confort de la zona a tratar específicamente sin oscilaciones, y con el máximo aprovechamiento energético al ser el consumo de las unidades directamente proporcional a la demanda térmica del edificio. Este sistema permite el control individual de cada zona, calentando o refrigerando únicamente la unidad que necesite acondicionamiento de aire, mientras que se pueden desconectar por completo del sistema las unidades que no estén siendo utilizadas, lo que se traduce en la posibilidad de transvasar energía de zonas que están requiriendo frío a zonas que están requiriendo calor, utilizando el compresor de la unidad como sistema de bombeo, consiguiendo un altísimo COP que se traduce en una reducción drástica de los consumos eléctricos del edificio.

3.       Descripción de la instalación en la zona de servicios empresariales. Las plantas destinadas a servicios empresariales se climatizan mediante el sistema de caudal variable. Cada ala de planta tendrá producción de climatización independiente. La instalación dispone de un sistema de conductos y rejillas que garantice las renovaciones determinadas por la normativa. para ello se han dispuesto cuatro recuperadores estáticos para impulsión y extracción de aire de renovación, con las conducciones correspondientes. Dos de los recuperadores dan servicio a una propiedad y los otros dos a otra. El aire primario procedente de los recuperadores es conducido hasta la toma de aspiración del fancoil de cada unidad mediante una compuesta de regulación manual. El retorno se consigue mediante plénum en el suelo técnico a través de rejillas lineales de retorno en las plantas primera y segunda y mediante rejillas de retorno de 60x60 en las plantas tercera y cuarta. Se ha previsto ubicar unidades de conducto en la zona perimetral para dar servicio a la demanda energética debida a cargas internas, así como las debidas por transmisión y radiación.

 

Desde noviembre de 2003,  la nueva -ordenanza sobre captación de energía solar para usos térmicos- exige paneles solares térmicos en todos los edificios de  nueva planta que tengan un consumo de agua caliente doméstica. Con este consumo, se proyecta una instalación de 6 paneles solares térmicos de 2,7n m2. Cada uno, resultando en una superficie de 16,2m2. Estos paneles se ubicarán en la planta de cubierta orientados al oeste y con una inclinación de 45º.

Con esta instalación, se llega a cubrir el 90% de las necesidades de agua caliente en verano y hasta el 65% de las necesidades en invierno mediante energía solar térmica. Debemos recordar que la demanda de agua caliente en los edificios de oficinas es muy bajo.

La instalación de paneles solares proyectada atiende a las siguientes características:

- el principio de circulación es la de circulación forzada.

- el sistema de transferencia de calor se realizará mediante interacumuladores de calor para los paneles solares.

- el sistema de expansión será cerrado.

El sistema de aporte de energía auxiliar se realiza mediante termos eléctricos secundarios independientes, con conexión a un sistema de intercambio desde los paneles.

Como buena práctica de eficiencia energética se ha realizado una instalación de producción de energía eléctrica mediante paneles solares fotovoltaicos ubicados en la planta de cubiertas del edificio. La energía eléctrica generada por la instalación solar fotovoltaica está conectada a la red eléctrica. En este caso el promotor recibe el importe de la energía vendida al precio fijado por la Administración pública.

En este proyecto se ha diseñado una instalación de paneles solares fotovoltaicos con una potencia instalada de 31,5 kWp en 180 paneles. La instalación fotovoltaica de este edificio está dividida en dos zonas, una primera de unos 120 módulos sobre el forado de la planta de cubierta colocados sobre enanos de hormigón y una segunda superficie sobre la bancada de instalaciones de unos 60 módulos.

Los paneles ubicados sobre la bancada permiten la ventilación de la maquinaria al dejar una franja de 50 cm. En todo el perímetro de la bancada. Al mismo tiempo, están protegiendo las máquinas contra la radiación directa. La orientación de os paneles con respecto a sur es de 25º SE y la inclinación es de 15º, un poco por debajo de la inclinación óptima pero en este caso se querían mantener por debajo de la altura del peto de cubierta. El estudio de viabilidad económica de esta instalación muestra unos plazos de amortización de unos 7 años según las primas existentes. Aunque no era obligatorio, en este edificio se está realizando un calificación energética para confirmar que las prácticas de eficiencia energética incorporadas en el edificio resultan positivas. El futuro Código Técnico fijará unas áreas donde se analizará el ahorro energético del edificio.

 

Fuente Revista Infodumus

 

El edificio Leitner

El edificio Leitner nace como un edificio singular al tratarse desde su concepción, de la nueva sede de Estudio Lamela. Se buscó conseguir un volumen puro e impactante, a la vez que un ejemplo de arquitectura sostenible tal y como la entiende el equipo de arquitectos. A tal efecto, se proyectaron unas piezas que parecieran añadidas o extraídas y que fuesen permitiendo la aparición de huecos y terrazas en todos los niveles. La fachada es una doble piel de vidrio y una celosía de aluminio.

El punto de partida fue proyectar un edificio que tuviese dos accesos independientes para dar servicio, por un lado, al estudio y, por otro, al resto de usuarios. De este modo el edificio cuenta con dos portales que se sitúan en una planta porticada a la que se accede por un único acceso controlado, en el perímetro de la parcela.

La planta porticada se propone que sirva para actos comunes que puedan celebrarse al aire libre, como exposiciones de arte, recepciones, etc. En el sótano 1 se prevé un estacionamiento abierto y cubierto que pueda tener acceso directo a las oficinas.

El objetivo inicial de este proyecto fue mantener los tres pilares de la sostenibilidad: reducir la demanda energética, aumentar la eficiencia energética y utilizar energías renovables. Para conseguir ese objetivo, se trabajó con equipos multidisciplinares con unos objetivos muy claros y comunes en el equipo de diseño.

En este caso, la orientación del edificio condicionada por la orientación de la parcela, es tal que permite la buena iluminación natural de toda la planta del edificio evitando los problemas de soleamiento. Es prácticamente norte-sur, con la fachada principal orientada oeste. A la hora de diseñar el paisajismo, se ha tenido en cuenta la dirección y velocidad de los vientos dominantes (NE, 10 km/h) para garantizar el confort de la planta de acceso y favorecer la ventilación natural en las plantas de oficinas.

Desde el principio se buscó conseguir un volumen puro e impactante. A tal efecto, se proyectaron unas piezas que parecieran añadidas o extraídas y que fuesen permitiendo la aparición de huecos y terrazas en todos los niveles. Algunos de estos huecos de doble altura confieren al edificio su interés volumétrico. La fachada se proyectó con una doble piel: la interior, de vidrio con modulación vertical de suelo a techo, y la exterior resuelta con una celosía muy sencilla que se sujeta sobre la prolongación de los vuelos de los forjados que actúan como pasarela de protección solar y, a su vez, de mantenimiento.

Los portales se resuelven como unas cajas de vidrio sobre las que apoya el prisma principal. Debido a la forma trapezoidal del solar, el edificio se remata en sus testeros por unos ángulos que estructuralmente se cuelgan de unas vigas situadas en cubierta, para darle gran ligereza. Esta solución estructural es uno de los máximos atractivos del proyecto.

En la azotea se sitúan las instalaciones, sobre las que se plantea una cubierta de paneles fotovoltaicos de gran superficie. El sótano 1 se resuelve con un gran patio perimetral enjardinado que da al edificio un aire alegre, como si surgiese del interior de la tierra.

En los estacionamientos subterráneos se han resuelto los parámetros de forma escultural, dejando los muros-pantalla vistos y acentuando su belleza con el dramatismo que provoca una iluminación rasante, perimetral y continua. Sin embargo, para jerarquizar los núcleos, éstos se han pintado de un color magenta que, con su iluminación correspondiente, dirige al usuario hacia los ascensores. La vegetación se ha introducido alrededor del edificio en planta baja, reduciendo la temperatura del aire alrededor, resultando en una mejora en la calidad del aire para la ventilación natural. Así, los árboles y vegetación situados en el lado oeste de la planta semisótano sirven para reducir el efecto isla de calor y reducir las temperaturas exteriores, sobre todo por la tarde en los meses de verano. Se han utilizado elementos acordes con el entorno, tales como circulaciones de piedra natural con franjas de vegetación alternas, grava de cuarzo de colores, arbolado caduco de copa, tapizantes, etc.

Se ha seleccionado un arbolado de porte piramidal y hoja caduca, que permita el soleamiento en invierno y el aporte de frescor y sombra en los meses más cálidos, añadiendo una nota de color en los meses de otoño. Con ello se consigue una mayor armonía con el entorno inmediato y el paisaje más lejano.

El volumen del edificio es de carácter prismático pero tienen diferentes zonas, tanto en los alzados longitudinales como en los alzados transversales, en los que se combinan zonas con doble altura en el interior, zonas con terrazas y retranqueos en el exterior,  pero siempre manteniendo el mismo tipo de fachada. Todo el volumen del edificio se levanta sobre una planta baja diáfana en la que aparecen unos núcleos cerrados de acceso, recubiertos por vidrio extraclaro de suelo a techo. En el alzado de éste aparecen, enmarcando la zona central del edificio dos núcleos de escalera abiertos al exterior, pero que disponen de un chapado de panel composite troquelado en su estructura sustentante. Se ha diseñado un espacio para el almacenamiento y recolección de reciclables como papel, vidrio y plástico.

Uno de los objetivos de los edificios bioclimáticos es mejorar la calidad ambiental interior, ya que está comprobado que el bienestar de los usuarios de un edificio -sano- es mucho mayor.

La oficina se ha proyectado con altos niveles de luz natural debido a la gran superficie de vidrio en fachada, de suelo a techo, y ventilación natural gracia a las ventanas practicables cada dos módulos en todo el perímetro del edificio. De esta manera, el usuario tiene cierto control sobre su entorno inmediato. Se trata de un espacio de oficinas sin falso techo, con hormigón visto para mejorar la inercia térmica del edificio y estabilizar las temperaturas interiores, lo que genera un mayor confort para el usuario, sin cambios bruscos de temperatura. El consumo de energía en iluminación ha sido reducido gracias a la gran superficie de la fachada de vidrio. La restante instalación de iluminación es de alta eficiencia energética con sensores en fachada, de intensidad regulable e independiente por zonas. Las luminarias -Woks- son fluorescentes con una potencia de 55W. Éstas sólo emiten un 10% de luz en calor comparado con el 90% de los halógenos. Menos calor significa menos necesidad de refrigeración.

A la hora de proyectar un edificio con buena eficiencia energética, uno de los aspectos de mayor importancia es el tratamiento de la fachada ya que es aquí donde existe la mayor transmisión térmica, pérdidas en invierno y ganancias en verano.

Una fachada bien orientada y diseñada puede reducir significativamente el kconsumo de energía del edificio, principalmente las necesidades de refrigeración en verano. Las funciones de esta fachada incluyen el incremento en la cantidad de luz natural con altura libre de ventanas y atrios, reduciendo la necesidad de iluminación artificial, la protección solar mediante los voladizos y la segunda piel de lamas. Esta protección reducirá las cargas térmicas en el interior del edificio, reduciendo la demanda de refrigeración.

En este edificio, la fachada se proyecta como una doble piel en todo el perímetro del edificio. Esta doble piel está compuesta por un vidrio en la cara interior y unas lamas horizontales en la exterior, que actúan como protección solar. Se proyectan ventanas practicables en todo el perímetro de la fachada para facilitar la ventilación natural de los espacios de oficias y mejorar el confort interno del usuario. Estas ventas reducirán las necesidades de ventilación mecánica en los meses con temperaturas intermedias, los equinoccios. También permiten a los usuarios tener un control de las condiciones interiores en su entorno de trabajo.

Se ha realizado un estudio de soleamiento identificando las necesidades de protección solar de todas

las fachadas. E tupido de la malla afectará a la transparencia de las fachadas, por lo que ésta se proyectó para ser más tupida en las zonas donde sea necesaria más protección, como la fachada oeste. La ventaja del sistema constructivo es que permite añadir y  eliminar el número de lamas según las necesidades. La fachada oeste es la más problemática en cuanto a radiación solar, ya que el sol incide de forma casi horizontal  y es la fachada más larga del edificio. Esta fachada tendrá una protección solar más extensa que las otras. La fachada norte se ha proyectado con menos lamas al no recibir tanta radiación solar.

El diseño del voladizo de fachada es tal que permite la eliminación de sistemas activos de consumo eléctrico y el alto coste de mantenimiento de la fachada l no ser necesaria una góndola, ya que se ha creado un pasillo de mantenimiento desde donde se puede limpiar y acceder a la cara exterior del vidrio. Para conseguir el sombreamiento de las fachadas, se introduce por el exterior una doble piel compuesta por unas lamas metálicas de tubo de aluminio anodinado, que discurre por el nivel exterior de las pasarelas. Dichas lamas están fijadas mediante montantes verticales también de aluminio, dispuestos cada 1,50 m y fijados tanto a las ménsulas de las pasarelas y los cantos de forjado mediante anclajes de acero galvanizado con regulación tridimensional.

Estas celosías no cubren la fachada en su totalidad sino que van intercalando zonas cubiertas y zonas de vacío, dotando al edificio de movimiento sin dejar de lado la función de confort térmico interior para lo que están pensadas, mejorando así el factor solar que tienen el propio vidrio colocado en fachada. Es el tipo de fachada más repetida en el edificio y está formada por un muro cortina tradicional e aluminio, dispuesto entre forjados, dejando a estos pasar al exterior para que se consoliden como pasarelas de mantenimiento al exterior.

El muro cortina es de aluminio anodizado en color inoxidable con acabado lijado pulido brillo, en forma de T, ya que tiene una menor entidad al interior que el muro cortina tradicional. La fachada está compuesta por una trama de montantes y travesaños de 1,50 ó 1,65m de ancho y una altura de 3,85 m con dos franjas inferiores. La franja superior es la zona de visión con una altura de 2,55 m en la que se coloca un doble acristalamiento compuesto por un vidrio de control solar, una cámara de aire deshidratada de 16 mm de espesor y un vidrio laminar 4+4 al interior debido a sus grandes dimensiones.

La franja intermedia, que queda al nivel del suelo interior, se utiliza para la disposición de ventanas proyectantes interiores para ventilación, dos unidades por módulo de estructura, en esta zona se coloca el mismo vidrio que en la parte superior, pero con un vidrio de 6 mm al exterior, ya que tiene una dimensión menor.

La franja inferior es la que coincide con el espesor del falso suelo en algunos casos, siendo un poco superior en otros.  Al exterior se manifiesta con un vidrio monolítico, templado y serigrafiado sin tapetas verticales, y sujeto en su parte inferior por una U de chapa plegada de acero inoxidable, para conseguir un espesor menor de carpintería, representando un zócalo continuo sin particiones. En esta zona se dispone al interior de un panel compuesto por dos placas de cartón-yeso hidrófugo rellenas en su interior por lana de roca. En las zonas que este travesaño queda por encima del nivel del suelo interior, se dispone de una chapa de cierre de aluminio extruido fijado a los montantes y travesaños para dotar a este zócalo de un plano continuo.

La fachada de doble altura es igual que la fachada anterior, ya que también discurre entre forjados, pero no correlativos. Ésta se compone de los mismos elementos y exteriormente dispone de los mismos despieces verticales, quedando el encuentro con la planta inferior y el encuentro con la parte superior de la misma manera que en una fachada tipo, pero introduciendo en la zona de visión, que en este caso sería de 6,60 m, un despiece intermedio dejando un vidrio inferior de 2,85 m y uno superior de 3,75 m.

En estas fachadas, para su mantenimiento y limpieza se introduce en ese despiece intermedia una pasarela metálica que va sujeta mediante ménsulas cada 1,50 m ancladas a los montantes de carpintería. Esta pasarela está formada por un tramex de acero galvanizado compuesto por pletinas y barras redondas. Dichas pasarelas quedan enrasadas en su parte superior con la pasarela de hormigón. La carpintería en esta fachada será la misma que en la anterior, pero para salvar la luz de 7,30 m entre forjados necesitarán un perfil de un canto superior, además de conseguir en su pare superior un anclaje empotrado.

Las características térmicas de los cerramientos han sido estudiadas cuidadosamente, ya que son un factor fundamental a la hora de calcular las instalaciones y analizar el funcionamiento y la eficiencia energética del edificio. El objetivo es minimizar la entrada de calor al edificio reduciendo las necesidades de refrigeración. Cuanto más pérdida térmica se tenga, más instalación será necesaria y, a menos pérdida, menos instalación necesitaremos.

En el momento en que se redactó este proyecto, no había entrado en vigor el CTE, de manera que los cerramientos debían cumplir con la NBE-CT-79. Ésta fija unos valores máximos de transmisión térmica de los diferentes cerramientos. La cubierta es uno de los puntos críticos por los que se produce una mayor ganancia de calor en los meses de verano. En estas condiciones se produce un elevado calentamiento de esa superficie, incrementándose el flujo de calor al interior. Existen varias soluciones para evitar esto; una de ellas es la cubierta ecológica o ajardinada, que amortigua las ganancias térmicas producidas por el sobrecalentamiento. En invierno funciona como buen aislante para evitar las pérdidas interiores.

Esta solución no es más cara que una cubierta convencional y con su incorporación se obtienen mejoras considerables en el confort interior. En el caso de fuertes precipitaciones, las cubiertas ajardinadas retienen entre el 70-90% del agua de lluvia, retardando su evacuación sin colapsar la red general. Otra solución es la cubierta ventilada, que funciona bien en verano pero no tan bien en invierno. La apertura de la cámara ventilada permite eliminar el calentamiento por conducción del aire dentro de la cámara.

La solución de cubierta adoptada esta compuesta por dos elementos, primero una cubierta convencional con formación de pendientes, aislamiento e impermeabilización, donde el acabado es grava, y un segundo elemento que son los paneles solares fotovoltaicos. Los paneles actúan como protectores de la cubierta al estar elevados unos 30 cm sobre el acabado de grava, creando una cámara ventilada y evitando el sobrecalentamiento del forjado de cubierta. Las cubiertas del edificio, patinillos de instalaciones y casetones de ascensores se rematan con una cubierta invertida no transitable, con acabado de grava blanca lavada, al igual que las cubiertas de los cuerpos salientes en planta baja.

Los materiales que se utilizan en la construcción tienen un proceso de producción Este proceso conlleva un consumo de energía en cuanto a excavación, producción y transporte.

Como criterio general debemos usar materiales con buenas características medioambientales., es decir, de bajo consumo energético en su producción, etc. Los principales materiales que se han utilizado para este edificio son hormigón para la estructura, vidrio con carpintería de aluminio para todo el cerramiento perimetral y acero y aluminio para las escaleras exteriores y la segunda piel. También se ha especificado madera para las terrazas y el acceso en planta baja. La piedra se ha utilizado para el suelo de los portales de planta baja y revestimiento interior de la planta del semisótano.

El tratamiento del agua en la parcela ha sido estudiado para mejorar su gestión y reducir su consumo. La propuesta de reciclaje de agua que se ha estudiado en este proyecto consisten en la recogida y almacenamiento de las aguas pluviales de cubiertas, terrazas y las aguas grises de lavabos. Éstas serían conducidas a un depósito de acumulación donde serían filtradas, almacenadas y posteriormente utilizadas para regar las zonas verdes de la parcela, ahorrando en el consumo de agua para riego. El estudio de viabilidad realizado por la ingeniería del proyecto concluyó que el coste de la inversión era demasiado elevado para el bajo consumo de agua del edificio, y la poca superficie de riego del mismo, de manera que se descartó el proyecto. Para reducir el consumo de agua dentro del edificio se apuesta por un modelo que combina cisternas en los lavabos de baja capacidad y grifos con limitador de flujo.

Se ha mejorado la gestión energética del edificio mediante la reducción de la demanda, mejorando la fachada y elevando el rendimiento energético de los diferentes sistemas de refrigeración, calefacción e iluminación. En edificios de oficinas, sobre todo en España, el principal consumo energético es el de refrigeración de manera que como objetivo podemos decir que queremos evitar la entrada innecesaria de calor al edificio mediante la protección de la fachada, añadiendo una segunda piel exterior y con la selección de un buen tipo de vidrio. Según la ingeniería del proyecto, las previsiones de consumo eléctrico estimado en oficinas son los siguientes:

1.       Climatización. Debido a las propiedades del edificio y a la posibilidad de tener varios usuarios, la producción de climatización es independiente por planta y por área, con lo que se han instalado ocho unidades exteriores independientes para los ocho posibles usuarios. Se ha previsto para la instalación de aire acondicionado el empleo de sistemas de expansión directa y volumen refrigerante variable.

2.       Características básicas del sistema de producción caudal variable de refrigerante. El sistema consigue un alto aprovechamiento energético, permitiendo el funcionamiento simultáneo den frío o en calor de las unidades interiores. Estas unidades están dotadas de un control proporcional integral derivativo, que permite conseguir las condiciones de confort de la zona a tratar específicamente sin oscilaciones, y con el máximo aprovechamiento energético al ser el consumo de las unidades directamente proporcional a la demanda térmica del edificio. Este sistema permite el control individual de cada zona, calentando o refrigerando únicamente la unidad que necesite acondicionamiento de aire, mientras que se pueden desconectar por completo del sistema las unidades que no estén siendo utilizadas, lo que se traduce en la posibilidad de transvasar energía de zonas que están requiriendo frío a zonas que están requiriendo calor, utilizando el compresor de la unidad como sistema de bombeo, consiguiendo un altísimo COP que se traduce en una reducción drástica de los consumos eléctricos del edificio.

3.       Descripción de la instalación en la zona de servicios empresariales. Las plantas destinadas a servicios empresariales se climatizan mediante el sistema de caudal variable. Cada ala de planta tendrá producción de climatización independiente. La instalación dispone de un sistema de conductos y rejillas que garantice las renovaciones determinadas por la normativa. para ello se han dispuesto cuatro recuperadores estáticos para impulsión y extracción de aire de renovación, con las conducciones correspondientes. Dos de los recuperadores dan servicio a una propiedad y los otros dos a otra. El aire primario procedente de los recuperadores es conducido hasta la toma de aspiración del fancoil de cada unidad mediante una compuesta de regulación manual. El retorno se consigue mediante plénum en el suelo técnico a través de rejillas lineales de retorno en las plantas primera y segunda y mediante rejillas de retorno de 60x60 en las plantas tercera y cuarta. Se ha previsto ubicar unidades de conducto en la zona perimetral para dar servicio a la demanda energética debida a cargas internas, así como las debidas por transmisión y radiación.

 

Desde noviembre de 2003,  la nueva -ordenanza sobre captación de energía solar para usos térmicos- exige paneles solares térmicos en todos los edificios de  nueva planta que tengan un consumo de agua caliente doméstica. Con este consumo, se proyecta una instalación de 6 paneles solares térmicos de 2,7n m2. Cada uno, resultando en una superficie de 16,2m2. Estos paneles se ubicarán en la planta de cubierta orientados al oeste y con una inclinación de 45º.

Con esta instalación, se llega a cubrir el 90% de las necesidades de agua caliente en verano y hasta el 65% de las necesidades en invierno mediante energía solar térmica. Debemos recordar que la demanda de agua caliente en los edificios de oficinas es muy bajo.

La instalación de paneles solares proyectada atiende a las siguientes características:

- el principio de circulación es la de circulación forzada.

- el sistema de transferencia de calor se realizará mediante interacumuladores de calor para los paneles solares.

- el sistema de expansión será cerrado.

El sistema de aporte de energía auxiliar se realiza mediante termos eléctricos secundarios independientes, con conexión a un sistema de intercambio desde los paneles.

Como buena práctica de eficiencia energética se ha realizado una instalación de producción de energía eléctrica mediante paneles solares fotovoltaicos ubicados en la planta de cubiertas del edificio. La energía eléctrica generada por la instalación solar fotovoltaica está conectada a la red eléctrica. En este caso el promotor recibe el importe de la energía vendida al precio fijado por la Administración pública.

En este proyecto se ha diseñado una instalación de paneles solares fotovoltaicos con una potencia instalada de 31,5 kWp en 180 paneles. La instalación fotovoltaica de este edificio está dividida en dos zonas, una primera de unos 120 módulos sobre el forado de la planta de cubierta colocados sobre enanos de hormigón y una segunda superficie sobre la bancada de instalaciones de unos 60 módulos.

Los paneles ubicados sobre la bancada permiten la ventilación de la maquinaria al dejar una franja de 50 cm. En todo el perímetro de la bancada. Al mismo tiempo, están protegiendo las máquinas contra la radiación directa. La orientación de os paneles con respecto a sur es de 25º SE y la inclinación es de 15º, un poco por debajo de la inclinación óptima pero en este caso se querían mantener por debajo de la altura del peto de cubierta. El estudio de viabilidad económica de esta instalación muestra unos plazos de amortización de unos 7 años según las primas existentes. Aunque no era obligatorio, en este edificio se está realizando un calificación energética para confirmar que las prácticas de eficiencia energética incorporadas en el edificio resultan positivas. El futuro Código Técnico fijará unas áreas donde se analizará el ahorro energético del edificio.

 

Fuente Revista Infodomus

2609 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?