Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde. Sir Francis Bacon (1561-1626). Filósofo británico.
19/02/2008 - 13:00h

Es urgente desarrollar la segunda generación de biocarburantes

Worldwatch Institute.Dos estudios publicados en la revista Science la semana pasada refuerzan el sentimiento urgente hacia la necesidad de pasar a la segunda generación de biocarburantes. El presidente del Worlwatch Institute, Christopher Flavin, vuelve a hablar de nuevo sobre estos dos estudios que agitan la prensa y los medios científicos americanos.
 
"Los dos estudios, una llevado por un equipo de investigadores de la Universidad del Minessota y otro por investigadores de la Universidad de Princeton, revelaron el hecho de que los biocarburantes pueden ser responsables de más emisión de dióxido de carbono que el que permitirían ahorrar." Y ello, si se tiene en cuenta el hecho de que implican la transformación de espacios naturales en las tierras cultivadas, lo que libera a la atmósfera el carbono contenido en los árboles, las hierbas y el suelo.

¿Qué muestran estos dos artículos? Que la roturación de las tierras para los cultivos energéticos, sobre todo cuando es sinónimo de deforestación, de destrucción de las turberas y prados, que son los métodos de captura del carbono, es una mala idea.

La razón queda clara: los bosques y los prados constituyen a través del mundo el enorme tanque de carbono, que no hará más que acentuar el efecto invernadero si se libera en la atmósfera. Incluso el "switchgrass", cuando se cultiva sobre tierras actualmente consagradas a la producción de maíz, podría aumentar las emisiones en un 50%, si su cultivo implica la roturación forzada de nuevas tierras.

Los artículos de Science, recogidos por el Wall Street Journal, New York Times, Los Ángeles Times, y prácticamente en todo el mundo, se hicieron con grandes titulares: "Los biocarburantes considerados como una amenaza para el clima". Esta cuestión agita profundamente los medios científicos. Según la periodista del Washington Post Juliet Eilperin, eminentes científicos reaccionaron a los nuevos estudios enviando una carta al presidente Bush y al presidente de la Cámara de Representantes, para incitarles a reconsiderar las políticas energéticas.

"Mientras que los responsables políticos en los Estados Unidos y Europa intentaron establecer salvaguardias para garantizar el hecho de que los biocarburantes no se cultivarán en detrimento de los espacios naturales vírgenes, los artículos ponen de manifiesto que la conversión de la tierra resulta a menudo de esta expansión", escribieron los 10 científicos.

"Hay una necesidad urgente de una política que garantice que los biocarburantes no se producirán en detrimento de bosques, prados o de tierras agrícolas productivas."

Estos estudios ofrecen nuevas pruebas importantes para reforzar el mensaje que difundía el WorldWatch Institute en su libro, en 2007 "Los biocarburantes para el transporte":

"Porque el aumento de la superficie de las tierras utilizadas para producir la comida puede implicar la emisión de grandes cantidades de carbono a partir del suelo y la biomasa existente, pueden reducir a la nada los beneficios de los biocarburantes durante décadas."

En la actualidad, esta afirmación está probada, la extensión de algunos cultivos de biocarburantes podría efectivamente empeorar los problemas climáticos.

Es hora, para los responsables políticos, en Washington y en todo el mundo, de reducir las subvenciones concedidas a los biocarburantes surgidos de plantas alimentarias, y a aumentarlas hacia los biocarburantes que reducen realmente las emisiones de gas de efecto invernadero y que permiten igualmente luchar contra otros problemas medioambientales.

El otoño pasado, el Worldwatch Institute trabajó con el Sierra Club para publicar el informe "Destino Iowa: hacia un futuro sostenible para los biocarburantes ", que alegaba recomendaciones para que Iowa, líder americano para la producción de etanol, llegue a tal resultado.

Algunas de estas recomendaciones para uno futuro sostenible de los biocarburante, incluían:

  • Acelerar el desarrollo de los biocarburantes de celulosa y las infraestructuras correspondientes para la cosecha, el transporte y los métodos de transformación.
  • Fomentar la técnica de cultivo simplificada (no-till) y la cobertura vegetal.
  • Ayudar a los agricultores que querrían invertir en cultivos energéticos sostenibles como la cubierta vegetal o los árboles de crecimiento rápido.
  • Reducir las subvenciones hacia los productores de biocarburantes resultantes de plantas alimentarias, y aumentar las que fomentan una escasa huella carbónica, como los residuos de cultivo, y los biocarburantes derivados de plantas de celulosa.
  • Aumentar la inversión en la energía renovable, solar, eólica y todas las demás formas, para permitir un mejor rendimiento en términos de protección del clima que los biocarburantes actuales.

El mensaje principal que debe extraer el mundo de estudios parecidos, es que el sistema agrícola actual, como el sistema energético actual, no son sostenibles. Y a menos que eso esté regulado, la producción creciente, a la vez de comida y combustible, causará devastaciones.

Un reciente artículo publicado en Environnmental Health Perspectives destacaba que elevados niveles de consumo de carne conducen también al clareo y al alza de las emisiones de gas de efecto invernadero, e igualmente que el maíz. Sólo en los últimos meses de 2007, se desforestaron más de 3.000 km cuadrados de bosques en Amazonia para dar paso a la cría de ganado y para hacer crecer las plantas de soja para la alimentación de los animales.
 
1061 lecturas |  Ver comentarios(1)  |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?