Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado. Friedrich Nietzsche (1844-1900). Filosofo alemán.
8/04/2008 - 12:00h

El mundo está a punto de entrar en una peligrosa nueva era nuclear

Ministro de Asuntos Exteriores y vicecanciller alemán de 1998 a 2005, Joschka Fischer fue el responsable de los Verdes en Alemania durante casi veinte años.Los hombres adoran evitar peligros abstractos, pero no reaccionan realmente hasta después de haberse quemado los dedos. No obstante, por lo que se refiere a la gestión de los riesgos nucleares, difícilmente podremos evitarlos con un comportamiento tan pueril. En primer lugar, es necesario recordar que la vieja política de la disuasión nuclear, que perdura principalmente en los Estados Unidos y Rusia desde el final de la guerra fría, no pervive sin riesgos. La población mundial lo ignora en gran parte, pero los peligros son reales.
 
[Un artículo de  Joschka Fischer en Le Figaro. Traducción: Soliclima.]
 
Ciertamente, en los años noventa, los Estados Unidos y Rusia redujeron sus arsenales militares nucleares, pasando de 65.000 armas a cerca de 26.000, pero este número sigue siendo aún increíblemente superior a toda proporción racionalmente necesaria con fines de disuasión. Además, se contabilizan cerca de mil armas suplementarias en manos de otras potencias nucleares.

Otra razón preocupante: el mundo está a punto de entrar en una nueva era nuclear que corre el riesgo de revelarse aún más peligrosa y más costosa que la guerra fría, en la época de la "destrucción mutua garantizada" (MAD, mutually assured destrucción). Para ser sinceros, las grandes líneas de esta nueva era nuclear aparecen ya claramente:

- relación entre terrorismo y armas nucleares;
- posesión de armas nucleares por Corea del Norte;
- riesgo de una carrera armamentística nuclear en Oriente Medio, desencadenada por el programa nuclear iraní;
- nueva definición de la soberanía de Estado como "soberanía nuclear", acompañada por un aumento masivo del número de pequeñas o medianas potencias nucleares;
- posible hundimiento del orden público en Pakistán (que dispone del arma atómica);
- proliferación ilegal de la tecnología nuclear militar;
- proliferación legal de la tecnología nuclear civil y aumento del número de Estados nucleares "civiles", implicando riesgos de proliferación militar;
- nuclearización del espacio, implicando una carrera entre las grandes potencias nucleares.

Los grandes líderes políticos, en particular, los de las dos principales potencias nucleares (los Estados Unidos y Rusia), saben muy bien los riesgos de hoy y conocen los de mañana. Con todo, no se hace nada para controlarlos, limitarlos o eliminarlos. Al contrario, la situación no hace más que empeorar.

Se eliminaron Ciertos elementos clave de los antiguos sistemas de control y antiproliferación de las armas nucleares o han sido eliminados, como fue el caso del Tratado de antimisiles balísticos (AMB) o considerablemente debilitados, como con el Tratado de no proliferación de armas nucleares (TNP).

La responsabilidad incumbe en gran parte a la Administración Bush que, al poner fin al Tratado AMB, no solamente debilitó los sistemas internacionales de control de las armas nucleares, sino que por otro lado se negó a actuar ante el hundimiento inminente del TNP.

En estos inicios del siglo de XXI, la proliferación de la tecnología nuclear militar es una de las principales amenazas que pesan sobre la humanidad, en particular, en caso de que cayera en manos de terroristas. La utilización de armas nucleares por terroristas representaría no sólo una catástrofe humanitaria principal, sino que correría el riesgo por otro lado de hacer oscilar el mundo hacia una verdadera guerra nuclear. Las consecuencias serían catastróficas.

La redefinición de la soberanía de Estado es casi tan inquietante, ya que va a implicar no sólo un aumento del número de pequeñas potencias nucleares políticamente inestables, sino también un mayor riesgo de proliferación de armas en manos de terroristas. Pakistán correría el riesgo ya de no ser un caso aislado.

Una iniciativa internacional para la renovación y la mejora del régimen internacional de control, con las dos grandes potencias nucleares a la cabeza, es urgentemente necesaria con el fin de prevenir estos riesgos, así como todos los otros de la nueva era nuclear. Ya que, si un desarme debe tener lugar, la señal debe venir de los mandatarios de Estados Unidos y de Rusia. La voluntad de las potencias nucleares de respetar los compromisos asumidos en favor del desarme, como con el TNP, es aquí de primera importancia.

El TNP, verdadero zócalo de la paz durante tres décadas, se basa en un acuerdo político entre los Estados que disponen del arma atómica y los que no la tienen: estos últimos se abstienen de obtener armas nucleares y los primeros se comprometen a destruir sus arsenales. Desgraciadamente, si la primera parte del acuerdo se respetó (al menos, en parte), la segunda espera aún aplicarse.

El TNP sigue siendo indispensable y requiere una revisión urgente. Con todo, este pilar central del control de la proliferación internacional está a punto de hundirse. La última conferencia en que se examinó, y que tuvo lugar en Nueva York en mayo de 2005, no tuvo casi ningún resultado.

El principal defecto del TNP resulta hoy en el conflicto que opone Irán al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: el Tratado permite el desarrollo de todo componente nuclear indispensable para una utilización militar, en particular, el enriquecimiento de uranio, mientras no exista programa de armamento nuclear claro. Eso implica que, en los países nucleares emergentes, basta una simple y única decisión política para transformar un programa nuclear en programa de armamento. Este tipo de "seguridad" es, por supuesto, insuficiente.

Otro tema controvertido apareció también en el debate actual alrededor del tema nuclear iraní: la no discriminación del acceso a la tecnología nuclear. La Resolución de este problema requerirá la internacionalización del acceso a la energía nuclear civil, y también la Resolución de las faltas de seguridad del TNP actual y un aumento considerable de la vigilancia de todo Estado que deseará tener acceso a esta tecnología.

Los dirigentes del mundo entero conocen los peligros de una nueva era nuclear, pero saben también cómo reducirlos. Falta, sin embargo, la voluntad política de actuar eficazmente, ya que el público no considera el desarme y el control de las armas nucleares como una prioridad política.

Es necesario que eso cambie. El desarme nuclear y la no proliferación del arma atómica no son cuestiones del pasado. Es necesario solucionarlo a partir de hoy si no se desea que se conviertan en las amenazas más peligrosas de mañana.
1420 lecturas |  Ver comentarios(3)  |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?