El destino de los hombres está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices. Friedrich Nietzsche (1844-1900). Filosofo alemán.
4/06/2008 - 08:30h

La erosión de la biodiversidad, nueva urgencia mundial

Biodiversidad.La conferencia de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad, que se clausuró el pasado viernes 30 de mayo en Bonn (Alemania), reafirmó el objetivo de frenar el ritmo de desaparición de las especies y ecosistemas de aquí al 2010. Con todo, nadie juzga ya como realmente realista este compromiso asumido hace seis años por la comunidad internacional. Amenaza a un mamífero sobre cuatro, a un pájaro sobre ocho, a un tercio de los anfibios, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La biodiversidad junto con el clima y la lucha contra la desertización son tres de las prioridades fijadas en la cumbre de la Tierra en Río en 1992.
 
Durante dos semanas en Bonn, más de 5.000 expertos venidos de 191 países elaboraron un cuadro oscuro de una situación calificada por algunos de «crisis silenciosa». Mientras que el cambio climático ocupa la cumbre del orden del día internacional, lo que está en juego y que constituye la conservación de la diversidad biológica permanece ampliamente ignorada. Con todo, no se trata simplemente «de salvar los pandas y los tigres» como recordó el Comisario responsable europeo del medio ambiente, Stavros Dimas, sino de no agotar «un capital natural» del cual las sociedades humanas siguen siendo dependientes para su supervivencia.

Que el momento es grave lo atestigua el economista indio Pavan Sukhdev, encargado de hacer sobre la biodiversidad un trabajo de evaluación comparable al realizado por el británico Nicholas Stern sobre el cambio climático en 2006, cuyas conclusiones habían conducido a los Gobiernos a tomar el tema más seriamente. Sukhdev, que, cuando no dirige el departamento de mercados del Deutsche Bank en la India, milita en una de las grandes asociaciones de conservación del país, reveló en Bonn los primeros resultados de su estudio: el empobrecimiento biológico costaría 2.000 mil millones al año, lo que representa un 6% del producto nacional bruto mundial. La urbanización, la normalización de las prácticas agrícolas, la contaminación, la proliferación de especies invasivas introducidas por los intercambios comerciales, el cambio climático..., finalmente, son las principales causas del fenómeno.

Los 191 países reunidos en Bonn sin embargo no se detuvieron ahí. Por iniciativa de Alemania, un mecanismo de financiación de las superficies protegidas debería realizarse. La canciller Angela Merkel prometió 500 millones de euros de aquí a 2012. Las superficies protegidas podrán ser instaurados en alta mar, un espacio que no se había sometido hasta ahora a ninguna normativa.

Un grupo de investigación que reúne a los mejores especialistas de la biodiversidad debería tomar forma en 2009. Se trata de dotarse, a escala mundial, de un instrumento de conocimiento tan potente como el del cambio climático. Se adoptó por otra parte una prórroga sobre la fertilización de los océanos. Esta técnica, que supone aumentar el almacenamiento del carbono por el plancton suscita mucha inquietud. En Bonn, se pidió a los Estados prohibir esta práctica mientras no se establezcan algunos fundamentos científicos.

Por último, se dió un paso hacia la instauración de un tratado internacional sobre la utilización de los recursos genéticos. Se adoptó una hoja de ruta para llegar a un acuerdo en 2010. Este expediente constituye uno de los puntos más conflictivos en las relaciones entre los países en desarrollo, donde se concentra la parte fundamental de la riqueza biológica, y los países industrializados, a menudo acusados de «biopiratería» por los primeros.

Aunque el documento de Bonn sigue siendo prudente, parece claro que se encamina hacia la creación de un certificado de origen sobre los genes deseados por los industriales de la farmacia, de la cosmética y, también, por los grandes semilleros. Por contra, la remuneración que esperan a cambio los países del Sur será más fácil de establecer. En la actualidad, solamente unos sesenta países tienen una legislación que regule la bioprospección.
 
Fuente: Le Monde
2171 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?