La naturaleza señala a los soldados de la vida el lugar en donde han de luchar por ella. Blas Infante (1885-1936). Poeta y político español.
7/01/2008 - 14:58h

Un vídeo sacude al sector nuclear americano

Solar
Las grandes industrias mejoran a menudo sus métodos de trabajo después de un accidente. Y el sector nuclear americano no es una excepción a esta norma no escrita. Tras la catástrofe de Three Mille Island, en 1979, la gestión de la seguridad progresó mucho, en el otro lado del Atlántico.
Algo parecido ocurrió con la organización de la seguridad de las instalaciones nucleares, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. al menos, es lo que se pensaba hasta entonces.
 
Hace algunos meses, según contaba The Washington Post en su edición del pasado viernes, un miembro de un equipo de guardias armados de la central de Peach Bottom (Pensilvania) sorprende a varios de sus colegas a punto de echarse… !una siesta! Naturalmente, alerta a su jefe, de la compañía de seguridad Wackenhut. No hay reacción. Consternado, Kerry Beal comunica su indignación a la oficina local de la Nuclear Regulatory Comisión (NRC). El gendarme de la nuclear americana da algunas precisiones a Exelon, que explota la central, pero reconocen no saber nada.
 
La investigación se detiene. Hasta que el empleado indignado por el comportamiento de los vigilantes transmite a una televisión neoyorquina un vídeo que muestra la falta de asiduidad en el trabajo de sus colegas. El escándalo estalla. Y las reacciones no tardan. Exelon rompe el contrato por el cual Wackenhut garantiza la protección de sus 10 centrales nucleares.
 
El problema, es que la compañía de seguridad garantiza también la vigilancia de 21 centrales nucleares sensibles, incluido el complejo Y-12 donde el DOE arma y almacena armas nucleares. En su defensa, Wackenhut explica que su cliente nunca ha dado consignas de seguridad claras. Lo que reconoció al final de los labios al presidente de Exelon, John Rowe.
 
Lo que recuerda, en su investigación, el diario americano es que no es la primera vez que la empresa de seguridad se hace notar en el sector nuclear. La Unión of Concerned Scientists afirma recibir, desde 2001, denuncias de asalariados acusando a Wackenhut de imponerles duraciones de tiempo de trabajo superiores a 60 h por semana.
 
En 2006, la NRC abrió una investigación a la central de Turkey Point para comprobar estas alegaciones. Por otra parte, algunos guardias de Wackenhut están convencidos de que existe tráfico de armas en algunos centros nucleares. En resumen, quizá sea ya tiempo de reconsiderar la seguridad de las centrales nucleares americanas.
 
885 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?