El arte es la perfección de la naturaleza. La naturaleza hizo un mundo y el arte otro. Thomas Browne (1605-1682). Médico y ensayista inglés.

« Volver

News Soliclima   24/01/2006 - 18:26h

Arquitectura bioclimática: una alternativa sostenible y amortizable

 

 
 

Entre sus principales ventajas destacan el ahorro energético (más de un 60% respecto a una vivienda convencional), el menor impacto ambiental y mayor confort de sus habitantes. Si está pensando adquirir una vivienda bioclimática, infórmese bien de su funcionamiento y averigüe si su comunidad autónoma o ayuntamiento ofrece algún tipo de subvención a estas edificaciones.

Los edificios y la construcción acaparan el 60 por ciento del consumo de materiales y energía y de la mitad de los residuos y contaminación que se producen en el planeta. En un momento de crisis energética y de creciente concienciación medioambiental, las viviendas bioclimáticas constituyen la principal aportación de la arquitectura a un modelo de desarrollo sostenible.

Una vivienda bioclimática es aquella que sólo mediante su configuración arquitectónica es capaz de satisfacer las necesidades climatológicas de sus habitantes, aprovechando los recursos naturales y evitando el consumo de energías convencionales. Una casa bioclimática nos permite estar frescos en verano y guardar el calor en invierno, aunque la temperatura exterior sea muy baja.

El uso de la arquitectura bioclimática no es nuevo: las viviendas en cuevas y gran parte de las construcciones tradicionales se basan en principios bioclimáticos. Sin embargo, en la actualidad se trata de un tipo de vivienda poco extendida. Aunque no existe ningún registro específico, en España se calcula que hay entre 500 y 1000 edificios de este tipo, según datos del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT).

Para el funcionamiento bioclimático de una casa, es necesario generar un sistema de calentamiento y otro de refresco y ventilación. En algunos sistemas conviene desarrollar estrategias dirigidas a la obtención, la acumulación y la transmisicón del calor y del frío. Existen numerosas técnicas, que varían en función del tipo de vivienda (aislada, adosada o en bloque), la climatología del lugar, el diseño arquitectónico, el presupuesto, etc.

Factores que tienen en cuenta la arquitectura bioclimática

  • La ubicación: con ella, se pretende conseguir el máximo aprovechamiento de la radiación solar y crear corrientes naturales de aire; la casa debe tener una orientación norte-sur. La fachada sur estará iluminada todo el día, por lo que ahí deben construirse las estancias donde los habitantes pasen la mayor parte del tiempo; la radiación solar no llega a la fachada norte de la casa, por lo que conviene construir zonas de paso, pasillos, alacenas, salas de máquina y similares en esa zona del edificio. La zona este se reserva para los dormitorios.
  • Sistema de ventilaciones cruzadas: para facilitar la circulación de corrientes de aire naturales que permitan calentar o refrigerar las distintas estancias de la vivienda.
  • Efecto invernadero: es la técnica más utilizada para generar calor. Consiste en la instalación de grandes ventanales o cristaleras en la fachada sur, y puede ir acompañada de la construcción de un invernadero adosado a la vivienda. Este sistema requiere un juego de aberturas para controlar las corrientes y la construcción de aleros o voladizos estudiados con anterioridad para permitir que la radiación solar entre en inviertno, cuando la incidencia de los rayos es más oblicua, y no lo haga en verano, época en que los rayos inciden verticalmente. Este proceso se puede complementar con la construcción de una chimenea o la dotación de calefacción de suelo radiante.
  • Refresco de aire: para generar frío lo más sencillo es aprovechar el sistema de ventilaciones cruzadas forzando por convección natural una corriente de aire desde el norte que pase por toda la casa y vaya por la parte ás alta de la vivienda, o forzando a trabés de ventiladores eléctricos una corriente de aire fresco por galerías subterráneas que lleguen a todos los lugares de la casa.
  • Elección de los muros: Para lograr la acumulación tanto del fresco como del calor generado es conveniente emplear muros de carga de mayor espesor e inercia térmica. Gracias a ellos el calor se conserva durante más tiempo y aíslan mejor.
  • Otros sistemas de ahorro energético: se consigue a través del aprovechamiento de energías limias, como la biomasa, la energía solar o incluso la eólica. Aunque la utilización de estos sistemas energéticos es opcional, se suelen instalar placas solares fotovoltaicas o térmicas, calderas basados en combustible de biomasa, y otros recursos.

Ventajas e inconvenientes de la arquitectura bioclimática

Arquitectos y moradores de viviendas bioclimáticas coinciden en hacer un balance muy positivo de este tipo de construcciones. Así, entre las ventajas más destacadas se encuentra el ahorro energético, unido a la mayor iluminación natural, ya que según los estudios realizados por el CIEMAT, la arquitectura bioclimatica en España permite economizar entre el 60 y el 100% del consumo energético de una vivienda convencional. Este menor consumo se traduce en un ahorro económico, que se calcula en un mínimo de 1000 euros anuales.

Fuente: Diario Córdoba, 11 de marzo de 2006

 
 

6627 lecturas |  Imprimir  |  Enviar