Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse se requieren buenas obras. Lao-tsé (570 a.C.-490 a.C.). Filósofo chino.