La naturaleza señala a los soldados de la vida el lugar en donde han de luchar por ella. Blas Infante (1885-1936). Poeta y político español.

« Volver

News Soliclima   21/07/2005 - 18:42h

Caldera de gas a condensacion

La aplicación de tecnologias alemanas produce calderas altamente eficaces
 
Los elevados precios que estan alcanzando los combustibles fósiles en los últimos tiempos -al escribir estas líneas, el barril de Brent roza los 63$, un 40% más que hace 6 meses-, fuerzan tanto a las grandes empresas industriales como al ciudadano de a pie a plantearse medidas de ahorro en el consumo de este tipo de combustibles.

Una de las posibilidades para el consumidor medio, es la adquisición de calderas de alta eficiencia, que incluyen dispositivos de nueva tecnología que aprovechan mejor el combustible que utilizan.
 
Existen tres tipos principales de calderas, según el combustible que utilizan: gasóil, gas y biomasa.

Las calderas de biomasa usan como combustible unos aglomerados especiales llamados pellets, producidos a partir de deshechos forestales que no resultan útiles para otros propósitos.

Dentro de las calderas que funcionan mediante gasóil o gas, podemos diferenciar entre convencionales y calderas de alta eficiencia. Debido a la limitación de espacio, en esta ocasión nos centraremos en las caderas a gas de alta condensación, mucho más en países más avanzados que nosotros en cuanto a eficiencia energética, como por ejemplo Holanda, donde el 90% de las calderas a gas son de condensación.

La marca alemana Wolf ha desarrollado un intenso trabajo de investigación y el fruto del esfuerzo ha dado como resultado un innovador diseño de caldera que alcanza un rendimiento de hasta un 109%, y un ahorro de combustible de hasta un 40% a lo largo del año, con el consiguiente ahorro económico; además disminuyen la emisión a la atmósfera de gases reductores de la capa de ozono y productores del efecto invernadero. Estas cifras se alcanzan gracias a un revolucionario sistema basado en dos principios:

a. Por un lado, la combustión se realiza hacia abajo, llegándose a alcanzar temperaturas de combustión más elevadas que con una caldera convencional, con lo cual se aprovecha mucho mejor el combustible, y se evita emitirlo al medio ambiente en forma de gas.
b. Por otro, las calderas están construidas de tal forma que enfrían el vapor de agua existente en el humo, que se condensa, y se transmite ese calor al sistema de calefacción, en lugar de enviarlo a la atmósfera, con lo que el humo emitido tiene una temperatura considerablemente más baja.

Las calderas de alta condensación se encuentran disponibles en diferentes modelos y potencias, de forma que responden apropiadamente a cualquier tipo de necesidad, desde la generación de agua caliente en una pequeña vivienda, hasta prestaciones industriales. La fiabilidad de su diseño alemán garantiza la calidad de este producto.
 
Más información en http://www.soliclima.com/calderas_de_bajo_consumo.htm
 

4720 lecturas |  Imprimir  |  Enviar