Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás. John Kenneth Galbraith (1908-2006). Economista estadounidense.

« Volver

News Soliclima   25/07/2005 - 17:21h

Introducción a la energía minihidraúlica

 

 
 
La energía hidráulica es la energía que posee el agua de un río al realizar un salto o al desplazarse por un desnivel.

 

Esta energía puede aprovecharse con una turbina y transformarse a electricidad mediante un generador. Tanta más potencia eléctrica tendrá como mayor sea el desnivel efectuado por el agua.

 

Para conseguir centrales hidroeléctricas de gran potencia, algunas superan los 6.000 MW, se construyen enormes presas en que elevan este desnivel a centenares de metros, cortando por completo el curso del río y anegando miles de hectáreas, llegando incluso a desalojar forzadamente pueblos enteros.

 

El impacto social y ambiental de estas centrales es muy grande, y crea injusticia ya que producen electricidad que será consumida en una zona distante.

 

Minihidráulica

 

Las centrales minihidráulicas, en cambio, tienen un impacto ambiental muy reducido, ajustándose mejor a la morfología del río y pudiendo producir energía con aguas pasantes, evitando así la construcción de grandes presas.

 

Para que se consideren minihidráulicas, las centrales no pueden superar los 10 MW de potencia y, en el caso que se construya una presa, esta no puede ser más alta de 15 m.

 

La minihidráulica es muy útil para abastecer pueblos o regiones montañosas alejadas de la red, o para aprovechar mejor los recursos hídricos, sobretodo de ríos no muy caudalosos, y vender la electricidad generada a la red.

 

La propiedad más relevante de la energía hidráulica es que permite utilizarse a pequeña escala, de forma muy económica, con la aplicación de microturbinas y picoturbinas hidráulicas.

 

Microturbinas

 

Las microturbinas tienen potencias inferiores a 100 kW, y son muy adecuadas para suministrar electricidad a pequeñas aldeas, granjas o hoteles rurales aislados de la red.

 

Además su impacto ambiental es prácticamente nulo, ya que para su utilización no es necesaria la construcción de presa alguna, únicamente la creación de un canal para desviar parte del caudal del río. Una vez turbinado, este caudal se devuelve a su cauce.

 

Para su funcionamiento necesitan una altura de 5 a 30 m entre el canal de abastecimiento y el desagüe, y un caudal que varía en función de la potencia a generar, de 35 a 500 l/s.

 

Picoturbinas

 

La picoturbinas son constructivamente iguales que las microturbinas, sólo que con menor potencia. Es por eso que comercialmente se denominan microturbinas y no se hace distinción entre las de más de o menos potencia.

 

La picoturbinas permiten utilizar la energía hidráulica de torrentes o arroyos y suministrar electricidad a aplicaciones autónomas de pequeña potencia, inferiores a 5.000 W.

 

Esta potencia permite electrificar una cabaña o un refugio de montaña, generando los watios necesarios para iluminación, una radio e incluso un pequeño frigorífico.

 

Pueden funcionar con muy poca altura o con muy poco caudal, pudiendo colocar la clase de picoturbina idónea para cada arroyo.

 

La altura mínima que necesitan para generar electricidad es de 1,5 m, y el caudal varia de 35 a 130 l/s. Si se dispone de más altura, de 3 a 15 m, el caudal mínimo necesario disminuye a 5 l/s.

 

Tanto las picoturbinas como las microturbinas, que son la misma máquina pero de distinta potencia, pueden generar corriente alterna a 220 V o corriente continua a 12 o 24 V.

 

Este hecho es muy atractivo ya que pueden integrarse a un sistema híbrido autónomo, con paneles solares o aerogeneradores, y utilizar los mismos acumuladores de corriente continua.

 

También permiten trabajar, si el caudal de agua es siempre constante, como generadores a 220 V ininterrumpidamente, prescindiendo de acumuladores y consumiendo la energía eléctrica que se está produciendo en el mismo momento.


 

 
 

4460 lecturas |  Imprimir  |  Enviar