La naturaleza señala a los soldados de la vida el lugar en donde han de luchar por ella. Blas Infante (1885-1936). Poeta y político español.
10/01/2008 - 09:00h

El Gobierno británico podría autorizar la reactivación nuclear

Nuclears
El Gobierno de Gordon Brown debería dar este jueves luz verde a la construcción de nuevas centrales nucleares en el Reino Unido, donde los últimos reactores datan de los años setenta, un mercado que ya atiza el apetito de grupos franceses como Areva, Alstom y EDF.
El secretario de Estado para las empresas, John Hutton, anunciará al Parlamento la decisión final del gabinete a este respecto, a raíz de una extensa consulta pública que se desarrolló el año pasado. El Gobierno ya se había pronunciado en favor de una reactivación de esta forma de controvertida energía en 2006, en la época bajo los auspicios de Tony Blair, pero la justicia había invalidado a continuación el procedimiento de debate público, lo que posibilitó abrir de nuevo una consulta.

Actualmente, un 18% (contra un 78% en Francia) de la electricidad consumida en Gran Bretaña es producida por una decena de centrales nucleares que datan de los años sesenta y setenta; ahora bien, estos reactores envejecen y, el consumo de energía no parece que vaya a caer en las décadas que vienen y el Gobierno afirma que ya es tiempo de que el país se prepare a sustituirlos de una manera o de otra para garantizar su suministro a largo plazo.

En paralelo, los recursos fósiles, como los yacimientos de gas y petróleo del Mar del Norte, se hacen cada vez más raros y costosos y se consideran cada vez menos bien debido a sus efectos como gases de efecto invernadero, mientras que el Reino Unido quiere estar a la cabeza de la lucha contra el recalentamiento climático y si el Gobierno se comprometió en favor del desarrollo de las energías renovables, como la energía solar y la eólica —que son objeto de múltiples proyectos en todo el país—, estas energías parecen aún demasiado costosas y tecnológicamente no lo suficientemente avanzadas para basarse solamente en ellas.

Gordon Brown ya preparó el terreno, declarando en sucesivas ocasiones estos últimos meses que «las nuevas centrales nucleares tienen un papel potencial que jugar para combatir el cambio climático y mejorar la seguridad del suministro de energía».

Algunas organizaciones ecologistas ya denunciaron la probable reactivación de la nuclear, y Greenpeace amenazó el viernes con reclamar en juicio la anulación de la nueva consulta, considerando esencialmente que todo no era más que una mascarada, en la medida en que el Gobierno tenía en cualquier caso la intención desde el principio de imponer su elección. El miércoles, Brown repitió delante de los diputados que si no se tomababan la decisiones que convienen, el país se convertiría en más dependiente de las importaciones de petróleo.

A raíz de la probable luz verde del Gobierno, les tocará a continuación a los productores de electricidad pedir licencias para construir y explotar las nuevas centrales. Como la francesa EDF, ya presente en el Reino Unido mediante su filial EDF Energy, que propuso construir cuatro centrales atómicas de aquí al 2025, o en asociación. El grupo alemán EON también se puso las pilas, y otros competidores podrían seguir. Los grupos del sector no ocultan su interés por esta fuente de energía regular y muy rentable.

Las empresas especializadas en la nuclear y las infraestructuras energéticas, como las franceses Areva y Alstom, o la americana Westinghouse (propiedad del gripo japonés Toshiba) ofrecieron también sus servicios para la construcción de esta nueva generación de centrales, tentados por un mercado de un valor potencial de varias decenas de miles de millones de euros. Sin embargo los industriales deberán financiar la totalidad del coste del desmantelamiento de las nuevas centrales, y una «parte razonable« del precio de la gestión de los residuos radioactivos que generaron, previno Downing Street.

Para la red Sortir du Nucléaire, si se construyen nuevos reactores eso no hará frenar la decadencia del átomo: 18 de los 19 reactores actuales habrán cerrado de aquí a 2020. Por otra parte, al decir que «los industriales deberán pagar una parte» razonable «del precio de la gestión de los residuos radioactivos», el Gobierno anuncia en realidad que los contribuyentes pagarán una parte (desrazonable!) de esta factura gigantesca. «La energía nuclear sólo es "rentable" con tales subterfugios».

992 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?