La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos. Henry Van Dyke (1852-1933). Escritor estadounidense.
9/06/2008 - 13:00h

Greenpeace sospecha que el CSN y Endesa han pactado el paro nuclear en Ascó I

Central nuclear de Ascó.No terminan de repetirse nuevos sucesos en la central nuclear de Ascó. El pasado miércoles se descubría que la central está incumpliendo de nuevo las Especificaciones Técnicas, un documento legal cuyo incumplimiento es sancionable, porque tenía los límites de actuación automática de los monitores de radiación que provocan el aislamiento de la sala de control, desde donde se opera el reactor, varias veces por encima del valor en el que deberían estar tarados. 
Muy posiblemente, esta subida del punto de tarado de los monitores está relacionada con la fuga ocurrida en noviembre del 2007, ya que subiendo los valores de alarma se evitaban actuaciones automáticas de los monitores.

Pocas horas después, ese mismo día, la central reportaba el cierre de la válvula controladora de temperatura del sistema utilizado para la dilución de boro, que es el componente químico que se utiliza para parar la reacción en cadena, como consecuencia de un error, provocando la apertura de una válvula de seguridad del sistema de Control Químico y Volumétrico con el que se controla el sistema de refrigeración del núcleo de la central.

"La situación de la central nuclear de Ascó es incomprensible y resulta indignante que el CSN, en lugar de actuar con todo el peso de la ley sobre la central, se limite a llegar a un acuerdo para que sea ésta la que pare
voluntariamente, cuando es evidente que existen gravísimos fallos de seguridad", ha declarado Carlos Bravo, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace.

Descubiertas más de 600 partículas de cobalto Todo esto sucede cuando todavía siguen apareciendo partículas calientes de cobalto 60 repartidas, dentro y fuera de la central, como consecuencia de la fuga ocurrida en el mes de noviembre de 2007, un número que ya supera las 600, según la información a la que ha tenido acceso Greenpeace.

Además el CSN todavía no ha puesto a disposición pública toda la información necesaria para aclarar el origen y las consecuencias radiológicas del suceso, en particular la fuente de radiación que se vertió al medio ambiente y la caracterización radiológica de los lodos que se encontraban disueltos en el líquido vertido.

Para Carlos Bravo, "resulta  impresionante  que al final ha tenido que ser el propio titular de la central el que acabe decidiendo voluntariamente parar ante la inoperancia de un organismo regulador que en ningún momento ha estado ha la altura de las circunstancias ni ha sabido gestionar la crisis del accidente de noviembre pasado".

La presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear, Carmen Martínez Ten, debe comparecer ante la Ponencia del CSN en el Congreso tan pronto como se constituya, acompañada de los responsables de las Direcciones Técnicas, que son corresponsables de la desastrosa gestión del accidente y de la poca información que se ha dado al público.

Ante este cúmulo de fallos Greenpeace pide el cierre definitivo y anticipado de una central que no garantiza las medidas de seguridad necesarias.
785 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar

Noticias

Encuesta

¿Cuando lees las noticias?
Por la mañana, entre las 7 y las 12 del mediodia
Entre las 12 del mediodia y las 4 de la tarde
Por la tarde, entre las 4 y las 8
De noche, entre las 8 y las 12
De madrugada
Ninguna de las anteriores
» Ver más encuestas

Login

Usuario:       
Clave:
No estoy registrado

Boletín electrónico

e-mail
¿qué es el boletín?