18/01/2009 - 09:00h

Los televisores de plasma consumen cuatro veces más que los LCD

lo que también significa que emiten cuatreces más CO2 que los convencionales.

Teniendo en cuenta que la tele supone el 10% de la factura de electricidad en un hogar, podemos deducir que la generalización de su uso contravendría la actual tendencia a la eficiencia energética que se promueve desde instituciones y Estados.

Por este motivo, es probable que sean prohibidos tanto por la legislación europea como por la estadounidense.

 

3466 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar