6/07/2022 - 09:15h

Pros y contras del suelo radiante

Pros y contras Suelo Radiante

La instalación de un suelo radiante tiene más ventajas que desventajas. Aún así, quien sabe, quizás a alguien le pesen más las desventajas. Por ello en éste artículo exponemos todos los puntos a considerar para que cada uno valore y tome la mejor decisión para su caso.

Ventajas de la calefacción por suelo radiante
1. Energéticamente eficiente

Los radiadores tradicionales necesitan calentarse a una temperatura elevada (entre 65 y 75 grados Celsius) para calentar una habitación de forma eficaz, mientras que la calefacción por suelo radiante sólo necesita funcionar a una temperatura de 29 grados Celsius o menos, lo que consume menos energía y mantiene sus facturas de energía mucho más bajas: de media supone un ahorro del 15% en la factura de la calefacción respecto a los radiadores para calentar la vivienda.

2. Calefacción uniforme

Los radiadores calientan primero el aire más cercano a ellos, por lo que las habitaciones calentadas por radiadores son propensas a los "puntos fríos", lo que significa que el aire se siente frío en el centro de la habitación y muy caliente junto a los radiadores. Esto suele provocar que se abra una ventana por encima del radiador para que entre aire fresco, y entonces dejamos escapar parte de esa energía pagada para calentar la casa. El suelo radiante proporciona calor desde el suelo hacia arriba en toda la habitación, sin que se produzcan puntos fríos o congestión en la zona que se calienta.

3. Mantenimiento sencillo

Un beneficio clave de la calefacción por suelo radiante es que una vez instalada, los sistemas no requieren casi ningún tipo de mantenimiento. En el caso de los sistemas eléctricos, no se requieren revisiones a menos que suceda un fallo, y en los sistemas de calefacción por suelo radiante de agua pueden requerir una revisión ocasional para asegurarse de que todo funciona correctamente.

4. Más espacio y libertad de diseño

El suelo radiante es invisible y no ocupa espacio en las paredes cómo los radiadores. Incluso los radiadores más modernos ocupan espacio en la pared, así que imagínese la libertad de diseño que tiene con los suelos radiantes: puede decorar las paredes como desee, para marcar la diferencia o simplemente conseguir un aspecto minimalista.

5. Funciona con TODOS los tipos de suelo

La calefacción por suelo radiante funciona bien con el laminado, la madera, las baldosas, la piedra, la moqueta y otros materiales.

6. Seguridad y confort

No hace falta preocuparse por las superficies calientes de los radiadores ni los bordes afilados cuando hay niños por casa. El sistema de calefacción se encuentra apartado de forma segura y no se calienta demasiado al tacto.

El tipo de calor que produce también es mucho mejor para la calidad del aire de una habitación, ya que mantiene el aire fresco y oxigenado. En cambio, las altas temperaturas provocadas por los radiadores aumentan la incomodidad y reducen los niveles de oxígeno. La circulación térmica del aire que sube hasta el techo y luego regresa hace que todo el polvo vaya en círculos, lo que no ocurrirá con un sistema de calefacción por suelo radiante.

7. Facilidad de instalación

Los sistemas de calefacción por suelo radiante son más fáciles de instalar de lo que se piensa. Los sistemas eléctricos y de agua pueden instalarse en una habitación en tan sólo 1 o 2 días, dependiendo del alcance de su proyecto. Los sistemas hidrónicos tardan más en instalarse, pero ofrecen unos costes de funcionamiento aún más bajos a largo plazo.

Contras de la calefacción por suelo radiante
1. Coste de instalación

El precio de la instalación variará en función del sistema elegido, el tamaño de la habitación y el sueldo del instalador. A demás el presupuesto puede variar enormemente en función de los materiales utilizados. También tendrá que llamar a un electricista cualificado para que conecte el sistema a su fuente de alimentación, lo que puede llevar algunas horas y los costes también variarán en este caso.

Los sistemas basados en el agua tardan más en instalarse debido a sus requisitos de instalación más complejos. Esto significa que la instalación de un sistema de calefacción por suelo radiante húmedo costará más dinero.

2. Tiempo de instalación

Algunos sistemas de calefacción por suelo radiante eléctrico requieren la aplicación de un compuesto para nivelar el suelo, por lo que debe tener en cuenta el tiempo que tarda en secarse por completo el producto antes de poder colocar el revestimiento del suelo, que suele ser de uno o dos días.

Los sistemas de calefacción por suelo radiante hidrónico tardan más en instalarse, y a menudo requieren varios días para hacerlo por completo, aunque esto no suele importar demasiado, ya que estos sistemas suelen instalarse como parte de un proyecto de construcción o renovación más grande. También debe tener en cuenta que si especifica un sistema que requiere solado, el tiempo que se necesita para curar el solado también debe tenerse en cuenta en el calendario de su proyecto.

3. Problema de altura del suelo

Una de las preocupaciones más comunes es el impacto que el sistema de calefacción por suelo radiante puede tener en la altura del suelo. En los proyectos de renovación, es comprensible que no se quiera aumentar la altura del suelo cuando se fijan las alturas de los techos.

Los sistemas de calefacción por suelo radiante de agua requieren de una instalación más profunda mediante el uso de solado, por lo que suelen recomendarse para proyectos de nueva construcción.

Fuente: https://www.warmup.co.uk y https://www.which.co.uk

201 lecturas | Imprimir |  Enviar
COMENTARIOS

PUBLICA TU COMENTARIO
El comentario quedará pendiente de aprobación. Si deseas que el comentario se publique de forma inmediata,
regístrate en News Soliclima.

Nombre
Título
Comentario
Comprobaciones
Por favor, escribe las letras
de la imagen superior en la casilla de debajo.
De este modo verificamos que tu comentario
no lo envía un robot publicitario (spam)
SUMA: Introduzca el resultado de 1+10 =