27/06/2023 - 11:40h

Las reformas financieras de París podrían desatar las manos de los países pobres en la crisis climática

Los cambios en el Banco Mundial podrían desbloquear el acceso de los Estados en desarrollo a los préstamos y a los medios para evitar el desastre.

Los Países Bajos tienen casi la misma cantidad de capacidad de generación solar que todo el continente africano. Eso debe ser, en parte, porque el interés de un préstamo para establecer un parque eólico en África es aproximadamente un 17% más que uno para hacer lo mismo en Europa.

Muchos países pobres disfrutan de vastos recursos naturales de viento y sol, pero luchan por acceder a la energía renovable debido al costo paralizante del capital que se les impone. Las empresas del sector privado perciben un riesgo mucho mayor en los países pobres, penalizando más fuertemente a los países con mayor necesidad de inversión.

Estas profundas desigualdades están obstaculizando la capacidad del mundo para hacer frente a la crisis climática. Los países en desarrollo, aparte de las principales economías como China, representan actualmente la minoría de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (aunque la mayor parte del crecimiento de las emisiones).

También son los más afectados por la crisis climática, a pesar de que están gastando una porción cada vez mayor de sus escasos presupuestos en adaptarse a sus impactos. La crisis climática está llevando al límite a los países que ya están en problemas, revirtiendo décadas de progreso en materia de pobreza, salud y educación.

Añádase a esto que muchos países pobres están atrapados en una trampa de deuda, y el vicio se aferra más fuertemente al aumento de las tasas de interés y la fortaleza del dólar.

Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, dijo: "Las tasas de interés han subido y las cargas de la deuda están aumentando. El costo de vida es alto, la pobreza y la desigualdad están aumentando, y las consecuencias de la crisis climática están sobre nosotros, y afectan más duramente a las personas pobres en los países vulnerables que menos han hecho para causar este problema. Así que es hora de dar un paso adelante".

Por todas estas razones, el mundo debe lograr "no solo una reforma sino una transformación absoluta" del sistema internacional de finanzas públicas, en palabras de Mia Mottley, la primera ministra de Barbados. La ayuda al desarrollo en el extranjero es de unos 200.000 millones de dólares al año. Pero cambiar el mundo a una base baja en carbono requerirá muchas veces eso.

Los economistas Nicholas Stern y Vera Songwe calcularon el año pasado que se necesitarían alrededor de .4 billones cada año para los países en desarrollo, excluyendo a China, para ayudarlos a reducir las emisiones y hacer frente a los impactos de la crisis climática. Esta suma parece enorme, pero en realidad no es mucho más de lo que se invierte actualmente en industrias e infraestructura con alto contenido de carbono.

Es por eso que las reformas al Banco Mundial, acordadas en la cumbre financiera de París esta semana, son tan importantes. Resultará en un estimado de 0 mil millones en nueva capacidad de préstamo, y este dinero se puede utilizar para atraer mucho más del sector privado.

Si el Banco Mundial puede ser visto como el primer garante de pérdidas de la inversión, es decir, si los proyectos se meten en problemas, es el dinero del Banco Mundial el que se pierde primero, mientras que los inversores privados pueden esperar recuperar el suyo, eso podría llevar a los 1.4 billones de dólares que Mottley dice que se necesitan.

Obtener inversión del sector privado para parques eólicos y solares es relativamente fácil, ya que estos proyectos producen ingresos claros. Pero los países también necesitan adaptarse urgentemente a los impactos de la crisis climática, y los países más afectados necesitan dinero para el rescate y la reconstrucción, conocido como financiamiento de pérdidas y daños.

Aunque estos esfuerzos, como el recrecimiento de los manglares o la reconstrucción de las escuelas de las aldeas, son vitales para la vida y la seguridad de las personas, no producen ingresos claros y es poco probable que el sector privado esté interesado.

Por lo tanto, el dinero debe obtenerse de otras fuentes, incluidos, potencialmente, los impuestos sobre el transporte marítimo, la aviación, los combustibles fósiles y la riqueza. Un impuesto sobre las emisiones del transporte marítimo solo, visto como posiblemente el más fácil de implementar, podría recaudar hasta 5 mil millones de dólares al año y pagaría al fondo de pérdidas y daños, para rescatar y reconstruir a los países pobres afectados por el desastre climático.

Los gobiernos reunidos en París reconocen que se necesitarán nuevas formas de ingresos, incluidos posibles nuevos impuestos. Pero llegar a esos impuestos globales probablemente será una lucha cuesta arriba desalentadora. Por ejemplo, los dos altos funcionarios estadounidenses en la cumbre de finanzas de París, Janet Yellen, secretaría del Tesoro, y John Kerry, enviado presidencial especial para el clima, señalaron una postura positiva hacia un impuesto al transporte marítimo. Pero cualquier movimiento de este tipo tendrá que ser aprobado por un Congreso dominado por los republicanos y eso parece casi imposible para la administración Biden.

El presidente francés, Emmanuel Macron, elogió la "unidad" al final de la conferencia, cuando ricos y pobres por igual acordaron que el mundo debe revisar la respuesta global a la pobreza, el desarrollo y el clima, que están estrechamente interconectados.

Sin embargo, las divisiones entre el mundo pobre y el rico son muy evidentes, y el tiempo se está acabando para curarlas. Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, dijo: "África nunca debe ser vista como un continente que necesita generosidad. Queremos ser tratados como iguales. (En la pandemia) nos sentíamos como si fuéramos mendigos. Eso generó mucho resentimiento".

Ese resentimiento nunca iba a ser mitigado en una conferencia, y Macron reconoció desde el principio que el papel de la cumbre de París sería establecer una "hoja de ruta" en lugar de producir todas las respuestas. Los gobiernos se reunirán la próxima semana en la Organización Marítima Internacional para la próxima gran prueba, cuando discutirán el posible impuesto sobre el transporte marítimo, y luego en el G20 en septiembre y en la COP28 en noviembre.

Pero incluso con el reloj corriendo, sin garantías de una transformación real en el sistema financiero global, la falta de confianza entre los países desarrollados y en desarrollo podría ser la roca sobre la que se funda la COP28.

Fuente: https://www.theguardian.com/environment/2023/jun/23/how-imf-aims-to-attract-private-firms-to-invest-in-green-energy-for-poor-nations

433 lecturas | Imprimir |  Enviar
COMENTARIOS

PUBLICA TU COMENTARIO
El comentario quedará pendiente de aprobación. Si deseas que el comentario se publique de forma inmediata,
regístrate en News Soliclima.

Nombre
Título
Comentario
Comprobaciones
Por favor, escribe las letras
de la imagen superior en la casilla de debajo.
De este modo verificamos que tu comentario
no lo envía un robot publicitario (spam)
SUMA: Introduzca el resultado de 1+10 =