16/07/2023 - 17:19h

El Partido Laborista británico promete un "bono de empleo" al establecer una estrategia de energía verde

El partido ofrecerá £ 500 millones al año para el sector de bajas emisiones en carbono, pero dice que la producción de petróleo y gas del Mar del Norte continuará "durante décadas".

Las empresas de energias limpias recibirían hasta £500 millones al año para establecer la fabricación en el Reino Unido, construir turbinas eólicas, paneles solares y otra infraestructura necesaria para alcanzar el cero neto, según los planes presentados por el Partido Laborista.

Pero Keir Starmer, líder laborista, también dio garantías a la industria del petróleo y el gas de que la producción continuará en el Mar del Norte "durante décadas", para consternación de los defensores del medio ambiente.

Según los planes de un "bono de empleos", el Partido Laborista británico asignaría £ 500 millones al año para cada uno de los primeros cinco años de gobierno, para proporcionar subvenciones de capital a empresas en industrias de bajas emisiones de carbono, incluyendo energía eólica y solar, hidrógeno y captura y almacenamiento de carbono.

Las empresas que deseen suministrar energía limpia en el Reino Unido, bajo una continuación del sistema de incentivos existente, conocido como contratos por diferencia, tendrían que demostrar que están creando empleos de alta calidad en el Reino Unido. El Partido Laborista dijo que el bono beneficiaría especialmente a los corazones industriales y las comunidades costeras, y a las áreas que tienen industrias pasadas o actuales de carbón, petróleo y gas, y señaló una estimación independiente de que se podrían crear 65.000 nuevos empleos de esta manera.

Starmer dijo a una audiencia de expertos en energía y defensores del medio ambiente en Edimburgo el lunes que el gobierno conservador y el Partido Nacional Escocés habían fracasado en asegurar empleos verdes en el Reino Unido. "Gran Bretaña tiene la segunda mayor capacidad eólica marina del mundo, muy cerca solo de China, sin embargo, a través del Mar del Norte en Dinamarca tienen tres veces más empleos. ¿Cómo se explica eso?" preguntó.
"Cómo se explica que las turbinas eólicas escocesas se construyan en España, Holanda e Indonesia, mientras los trabajadores en los astilleros de Fife -que estarían orgullosos de construir algo grande en su país- miran por la ventana y ven a otros levantándolas en el Forth? No hay justificación".

La estrategia de energía limpia de los laboristas fue lanzada en Edimburgo para descolocar al SNP y fortalecer los esfuerzos de Starmer para recuperar los escaños perdidos en Westminster. Starmer también acordó ubicar la propuesta empresa estatal de energía GB Energy en Escocia, bajo presión del líder laborista escocés, Anas Sarwar.

Los defensores del clima creen que el Partido Laborista también ha superado al SNP, que parece estar diluyendo los fuertes compromisos proclimáticos de Nicola Sturgeon para eliminar rápidamente la producción del Mar del Norte. Si bien exaltando las virtudes de la energía limpia, Starmer también se aseguró de tranquilizar a su audiencia de que los trabajos en los campos petrolíferos y gasíferos del Mar del Norte no están en riesgo. El Partido Laborista se ha comprometido a detener la concesión de licencias para nuevos campos petrolíferos y gasíferos, pero no buscará rescindir las licencias emitidas por los conservadores ni detener la producción de los campos existentes.

Esto significa que es posible que se apruebe el controvertido campo Rosebank en el Mar del Norte, para el cual se cree que falta la autorización final, y que el Partido Laborista no rescindiría la licencia si es elegido.

Detener la producción de los campos ya con licencia sería legalmente complicado, y cualquier gobierno futuro que lo hiciera podría estar sujeto a reclamos por miles de millones en compensación. Tomar una postura así también podría asustar a los inversores ahora y llevar a una situación caótica en el Mar del Norte, en lugar de una transición ordenada lejos de los combustibles fósiles.

Los líderes sindicales criticaron duramente a Starmer este mes por sus planes para detener la concesión de licencias en el Mar del Norte, calificando las propuestas de "ingenuas" y diciendo que amenazaban los trabajos actuales y futuros. Starmer, la canciller sombra Rachel Reeves y Sarwar se esforzaron durante todo el lanzamiento de la política el lunes por repetir que el petróleo y el gas del Mar del Norte serán necesarios "durante décadas".

Ed Miliband, el secretario de clima y cero emisiones netas de la oposición, le dijo al periódico The Guardian que la política del Partido Laborista está en línea con los consejos científicos sobre mantenerse dentro de los 1.5°C de calentamiento.

La Agencia Internacional de Energía (IEA) advirtió en 2021 que no se podía llevar a cabo ninguna nueva exploración de petróleo y gas después de esa fecha, si se quería mantener el límite de 1.5°C, pero la producción actual no necesita cesar de inmediato. Miliband dijo que el Mar del Norte ya estaba en declive, por lo que una transición a la energía verde ofrecía una oportunidad. "Vamos a seguir utilizando los campos existentes, no vamos a cerrar los grifos", dijo Miliband. "Pero lo que dicen es que los gobiernos no deben emitir nuevas licencias. Es la posición impulsada por la ciencia y basada en evidencia. También es correcta para la seguridad energética".

Los estrategas laboristas creen que el subsidio de fabricación verde de £500 millones ayudará a abordar los temores de que las empresas de energías renovables no trasladen la fabricación al Reino Unido ni produzcan los trabajos de ingeniería bien remunerados que se perderán cuando se esté eliminando gradualmente la producción del Mar del Norte. Varios intentos de atraer esos trabajos a Escocia ya han fracasado: las promesas de trabajos en parques eólicos en Fife y el norte de Escocia no se han cumplido; la promesa de proyectos de energía mareomotriz y de olas a gran escala financiados por ministros escoceses no se ha cumplido.

Los defensores del medio ambiente dijeron que sería necesario cerrar los grifos. Mary Church, jefa de campañas de Amigos de la Tierra Escocia, dijo: "Decir no a nuevas licencias es un comienzo importante, pero el líder laborista debe ir más allá y enfrentarse a las compañías petroleras y gasistas que están estafando a los hogares y obteniendo beneficios mientras el planeta se quema. Todos los partidos deben reconocer que no se pueden llevar a cabo nuevos proyectos y que algunos pozos petroleros existentes deberán ser reducidos gradualmente antes de que se agoten. Si Rosebank, o cualquier otro desarrollo, es aprobado por el actual gobierno del Reino Unido, entonces tendrá que ser cerrado por el próximo gobierno del Reino Unido".

Fuente: The Guardian

398 lecturas |  Añadir comentario  |  Imprimir |  Enviar